Conseguimos estar en la zona VIP, con la pulsera verde en nuestras muñecas. Llegamos a eso de las 17:00 a la cola y pillamos de las últimas pulseras.

A las 18:30 se abrieron puertas y en unos 30 minutos ya estabámos en la zona pegada al escenario y segregada del resto por una doble valla anti-avalanchas, vamos, que estábamos de lujo.

Con esta premisa, todo es mucho mejor en un concierto de estas características.

En el Nou Camp si estas en la gradería, estas condenado a seguir el concierto a través de las pantallas y el sonido a través de una megafonía de lujo con altavoces JBL, pero megafonía, al fin y al cabo. En los comentarios de La Vanguardia la gente despotrica de estos puntos, sonido e imagen. Pero es que la sonorización correcta de un estadio es un tema no resuelto todavia. Es lo que hay.

Os dejo foto y videos en otro post. Como podéis ver estábamos realmente muy cerca del escenario y así es como se vive la experiencia del concierto completa. Desde 1988 se intenta nunca ir a gradería cuando se trata de grandes estadios.

No os dejéis engañar por el precio de las entradas, las más caras, en este caso no son las mejores. ;>).

En cuanto al concierto. No sé que decir. A mi me gustó mucho. Más que el del 1988, a la altura del del 1981. Pude ver los nuevos “guiños” que no habia visto, ya que he estado 20 años sin ir a verlo.

1.-) Recogida de carteles con solicitud de canciones y, realmente, los tiene detrás de los “amplis”, en el suelo, y se los mira y ordena con el pie, para elegir las canciones. Es un guiño muy majo al público.

2.-) La armónica que utiliza en Promised Land realmente la regala al final de la canción a alguién del público. Lo ví.

3.-) Se deja mecer por el público, que lo cojan por las piernas y lo paseen, y también que “aporreen” las cuerdas de su Fender telecaster… francamente divertido.

4.-) Patti Scialfa canta fatal… Demostración que el amor es ciego… Sordo en este caso.

5.-) “The Boss” le da la vuelta a la guitarra por detrás, haciéndola girar por la correa. Hasta 3 veces seguidas lo hizo. Una acrobacia espectacular. Muy de guitarrista “heavy”. Yo lo hacia en el 1981. Lo he visto repasando fotos.

6.-) Nils Lofgren es un iluminado en esto de tocar la eléctrica. Un tío bajito, muy bajito. Pero portentoso tocando. Con los dedos de la mano izquierda gordos como martillos.

7.-) Clarence Clemons está muy mayor ya … Se pasa la mayor parte del tiempo sentado en un sillón. Sólo se levanta para sus solos. Que ejecuta a la perfección.

8.-) Las canciones en plan “celta” no “pegan” en el concierto, pero la gente las baila.. como si de los Celtas Cortos se tratara y les gusta.

Como curiosidad. Bruce y familia en esta ocasión no se han alojado en el hotel Arts, como era habitual en sus visitas en Barcelona. Sino en el Hotel “La Florida“, en el Tibidabo.

Tuve la ocasión de asistir a una fiesta en dicho hotel (gracias, David…) y está muy bien. Tranquilo y apartado, pero además lujoso, como tiene que ser. Una foto de una habitación del hotel lo dice todo.

Me gustó mucho el concierto desde la zona VIP. He visto videos en el YouTube desde la gradas y son penosos. Qué desastre!. Nada que ver!.

Saludos amigos…

Anuncios