Alan Parsons : Si crees en el poder de la Magia

Estándar

Aquí publicamos un artículo en profundidad sobre Alan Parsons y la historia del Alan Parsons Project.

Este artículo se publicó originalmente en la Goldmine Magazine de octubre de 2005. (Usado aquí con la amable autorización de Chuck Miller y Goldmine Magazine).


ALAN PARSONS: SI CREES EN EL PODER DE LA MAGIA

“¿Va a pagar en efectivo o con tarjeta, señor?” preguntó la empleada de la tienda de discos.

“Tarjeta de crédito,” dijo el inglés alto y de barba, dejando sobre el mostrador una gran cantidad de discos del Alan Parsons Project para tomar su billetera. No habría ido de otra manera a la tienda de discos, si no fuera porque sabía que algunas estaciones de radio necesitaban álbumes promocionales, y decidió llevarlos en persona a la radio. Le dio la tarjeta de crédito a la empleada, quien miró el nombre en la misma – ALAN PARSONS – e hizo lo único que naturalmente podía hacer en ese momento.

“¿Podría ver su identificación, señor”, preguntó, “una licencia de conducir, por favor?”

Tal era el anonimato de Alan Parsons. Por supuesto habría sido fácil para él sostener la copia de álbum Pyramidpara que la empleada de la tienda pudiera comparar imágenes y decir que sí, que esta persona es la misma que fue el ingeniero de sonido detrás del álbum Dark Side of the Moon; la misma persona cuyos hits “Eye in the Sky”, “Games People Play” y “I Wouldn’t Want To Be Like You” sonaban en la radio; la misma persona cuyo instrumental “Sirius” se convirtió en la banda de sonido que utilizaron los Chicago Bulls en seis campeonatos de la NBA. En cambio, Parsons simplemente mostró su licencia de conducir, compró los discos con una sonrisa, y se fue.

En el mundo de la música y el entretenimiento, sin embargo, Alan Parsons no es simplemente conocido, sino que es venerado como un arquitecto del art rock, como productor e ingeniero de las obras maestras que fueron los sencillos como “Magic” de Pilot, “Year of the Cat” de Al Stewart, y “The Air That I Breathe” de los Hollies. Parsons, junto al autor y cantante Eric Woolfson, el arreglador Andrew Powell, el guitarrista Ian Bairnson, el baterista Stuart Elliott, el bajista David Paton, y los vocalistas Lenny Zakatek, Colin Blunstone, David Pack y Elmer Gantry, formaron el grupo de estudio con gran éxito de ventas The Alan Parsons Project, cuyos álbumes I RobotThe Turn of a Friendly Card yTales of Mystery and Imagination exploraron las interrelaciones entre la música, la literatura, la psicología y la fantasía.

Hoy en día, Alan Parsons lleva su música en una gira mundial, llevando sus más grandes éxitos a los shows a sala llena en anfiteatros, salas de concierto y teatros. Su nuevo álbum solista, A Valid Path, reintegra el sonido clásico del Alan Parsons Project con artistas y colaboradores modernos. Ha sido un largo camino desde los estudios Abbey Road en Londres.

Alan Parsons nació en Inglaterra el 29 de diciembre de 1948, y de niño era un prodigio con la guitarra, el piano y la flauta. En la adolescencia, pensó en el mundo de la música popular, probablemente apareciendo en el escenario como músico folk. “Mis verdaderas raíces están en el folk rock. No fui un músico de folk rock exitoso. Hice algunos shows como artista folk, en el estilo de Fairport Convention. Toqué guitarra acústica de blues, luego derivé en el blues eléctrico en una banda, cuando blues reinaba con toda la furia a mediados de los 1960.”

Más adelante Parsons encontró trabajo en EMI, como aprendiz en los venerados estudios Abbey Road. “Ya estaba trabajando para EMI en sus instalaciones en Hayes, Middlesex, del West London, que era donde estaba la fábrica de discos. Allí realice mi formación como aprendiz, probablemente sabía que quería trabajar como ingeniero en Abbey Road, pero me parecía que era algo inalcanzable. Pensaba bueno, puedo trabajar en una compañía discográfica, y eso me permitiría llegar a mi objetivo. Empecé en el laboratorio de investigación sobre cámaras de TV, luego trabajé en las instalaciones de duplicado de cintas, donde tuve mi primer contacto con la música grabada y el hi-fi. En ese momento, tenía 17 años, y realmente estaba recién aprendiendo qué era la alta fidelidad, qué era el sonido de calidad, y la mecánica de las máquinas grabadoras de cinta. Mi verdadera educación fue, partiendo desde el punto de vista del consumidor final hasta la fábrica de discos, poder ver cómo se hacen las cintas, y luego finalmente volver al proceso de grabación.”

También fue casualidad que los Beatles grabaran su álbum Abbey Road en ese momento preciso, asi que no sólo aprendio las técnicas de grabación e ingeniería de sonido de George Martin, sino que también les servía el té a Paul McCartney y John Lennon. “No podría haber pedido una base más grandiosa,” dice Parsons. “Es el día de hoy que todavía no me acostumbro al hecho de que fui una de las personas que estuvo involucrada en la grabación de un álbum de los Beatles – esa euforia Beatle siempre estuvo ahí, y es difícil estar en una misma habitación con un Beatle y tratar de ser totalmente natural. Nunca te libras de esa sensación.”

Luego de que los Beatles completaran Abbey Road y se separaran, Parsons continuó trabajando con Paul McCartney, como ingeniero en sus álbumes Red Rose Speedway y Wildlife. Parsons también se hizo tiempo para ser el ingeniero de muchos hits de los Hollies, incluyendo “The Air That I Breathe”. Incluso fue el ingeniero de un álbum de Karl-Heinz Stockhausen. “Fue una grabación muy extraña para trabajar,” dice Parsons, “pero no obstante, esclarecedora.”

En 1972, Parsons fue el ingeniero del álbum seminal de Pink Floyd, Dark Side of the Moon. Parsons había trabajado previamente con Pink Floyd en el álbum Atom Heart Mother, pero su segunda colaboración sobrepasaría todo lo que la banda – o Parsons – hubiesen concebido hasta ese momento. Dark Side of the Moon, con su manejo experimental de las cintas, técnicas de grabación alternativas y magia sónica, produjo un álbum aplastante a nivel mundial, la referencia sonora para una generación de entusiastas del art rock. Incluso le permitió a Parsons ganar su primer nominación al premio Grammy®. “Grabamos Dark Side en 16 canales en Abbey Road,” dice Parsons. “Usamos máquinas de 8 canales ahí, para la voz con delay en ‘Us and Them,’ usamos los 8 canales para crear el delay. Esto fue antes de que existieran los efectos digitales, digital era sólo una palabra de moda en ese momento. Cualquier efecto que se hiciese antes de 1975 se hacía ya sea con cinta, con cámaras de eco o con algún tipo de tratamiento acústico. No existía ninguna mágica caja negra como las que hay ahora. Realmente hemos trabajado duro en esos días para capturar un nuevo sonido. Tienes que estrujarte el cerebro para decir hmm, ¿qué podría hacer para realizar esto en forma diferente? De hecho, mi esposa me acaba de mencionar que trabajar así también significó no tener vida social en esa época.”

Parsons se divierte también con los reportes de fans fusionando la música del Dark Side of the Moon con la películaThe Wizard of Oz. “Siempre los corrijo,” dice Parsons riéndose, “no fue The Wizard of Oz nuestra fuente de inspiración, sino que fue Chitty Chitty Bang Bang. Si alguien pensó en hacer dinero con ese rumor, la verdad que la habría hecho bien. Mucho se ha hablado del así denominado fenómeno con Dark Side y Oz – generando tanto interés. Habría sido algo realmente difícil, tratar de sincronizar esa película en el estudio sin equipamiento fílmico o una VTR. Alguien con demasiado tiempo libre hizo este supuesto descubrimiento, que carece de toda veracidad.”

Luego de Dark Side of the Moon, Parsons continuó su exitosa carrera de productor e ingeniero, trabajando en proyectos con Pilot (“Magic”) y Cockney Rebel (“Judy Teen,” “Mr. Soft”), cuyas canciones fueron número uno en los charts británicos. También estuvo en los controles de los dos primeros álbumes de Ambrosia, y ganó su segunda nominación al Grammy® por sus esfuerzos. “Inmediatamente después de la experiencia Floyd, me convertí en un productor discográfico de música pop. El álbum que hice con Ambrosia fue muy rock progresivo, también realicé su segundo álbum denominado Somewhere I’ve Never Traveled. Estoy convencido que la estructura de la canción ‘Magic’ de Pilot allanó el camino hacia mi futuro trabajo con el Project. La gente me dice que ‘Magic’ tenía el sello inconfundible de mi trabajo, y si no tuviese esa letra tan pop, habría estado en un álbum futuro del Project.”

Aunque en ese momento Parsons era uno de los principales productores de Inglaterra, el éxito en los charts de la música pop no se veía reflejado en su cuenta bancaria, y luego de tener la oportunidad de reunirse con otro de los residentes de Abbey Road, el compositor Eric Woolfson, Parsons decidió crear su propio grupo musical – un grupo diferente a todo lo existente en la historia del rock. “Cuando llegó el éxito con Cockney Rebel y Pilot, tenía dos grabaciones número 1 en los charts británicos, y nada de plata en el banco, así que pensé que algo andaba mal. Me encontré con Eric a través de su trabajo como productor en Abbey Road, y me dijo, ‘si alguna vez necesitas un representante, aquí estoy – y dicho sea de paso, tengo un par de canciones que me gustaría que escuches.’ En ese punto, decidí que sería el primer productor que tuviese un representante. Y esas canciones se convertirían en el punto de partida del primer álbum del Project.”

Como Parsons, Eric Woolfson también trabajaba en Abbey Road. Mientras trabajaba como empleado de Andrew Loog Oldham, las canciones de Woolfson fueron interpretadas por artistas tales como Marianne Faithfull y Chris Farlowe. “El único hit importante que tuve en ese momento,” dice Woolfson, “fue un puesto número 1 en Francia, donde puedes vender muchisimo y nadie fuera de Francia lo escuchará jamás. La canción era ‘Sole,’ y ganó un festival en 1971. Debido a mi asociación con Andrew Loog Oldham, veía a los Rolling Stones dando vueltas por su oficina cada tanto – y en algún momento Mick Jagger me pidió que le enseñe a tocar el piano.”

Los dos hombres compartían ideas para realizar un álbum conceptual propio, basado en los trabajos del escritor Edgar Allan Poe. Al ir dialogando, el concepto se fue convirtiendo en canciones, letras y melodías. No pasó mucho tiempo hasta que Parsons and Woolfson delinearon el álbum completo, y firmaran un contrato de grabación con 20th Century Records. Se sumó a este colectivo el arreglador Andrew Powell, quien había fundado previamente el grupo de música electronica en vivo Intermodulation, así como un grupo de rock progresivo tal como Come to the Edge y Henry Cow.

El álbum terminado, Tales of Mystery and Imagination incluía una cornucopia de cantantes y músicos, muchos de los cuales ya habían trabajado con Parsons en el pasado. El grupo Ambrosia interpretó varios temas, John Miles cantó dos canciones, incluyendo la que ingresara al ranking de los Top 40 “(The System Of) Doctor Tarr and Professor Fether” (20th Century 2297), mientras Arthur Brown resucitó su personaje de “Crazy World” al interpretar “The Tell-Tale Heart.” El actor Orson Welles incluso realizó una narración introductoria para el álbum (que fue grabada demasiado tarde para poder ser incluída cuando se publicó por primera vez, pero pudo agregarse finalmente cuando se realizó la remasterización de Tales of Mystery and Imagination que se publicó en 1987).

“Cuando hicimos el álbum Tales,” dice Woolfson, “experimentabamos con la grabación de sonidos usando una cabeza de maniquí con micrófonos en sus oídos. La cabeza de maniquí tenía cabello, y el ingeniero de grabación encargado de la misma aparecía y la peinaba. Como sea, recuerdo que era agosto en Londres, y queríamos capturar el efecto del sonido de truenos y relámpagos a través de la grabación con la cabeza de maniquí. Y el clima estaba caluroso en todos lados, cuando de repente se larga un aguacero en St. John’s Wood, donde estaban los Estudios Abbey Road, y ahí mismo teníamos los truenos y relámpagos que buscábamos. Abrimos las puertas traseras del estudio, corrimos con la cabeza de maniquí para poder grabar, pero la lluvia era torrencial, y pegaba directamente en la goma de la cabeza de maniquí con lo cual no se pudo grabar nada rescatable. Con el bajista David Paton tuvimos que sostener una hoja sobre esta cabeza de goma, y quedarnos parados empapándonos bajo la lluvia, esperando que se escuchara algún trueno y relámpago. De pronto se descargó un enorme relámpago y su consecuente trueno, lo que nos hizo soltar una risotada – arruinando completamente esa toma. Pudimos, sin embargo, capturar más tarde otro trueno que sería el que usaríamos finalmente en el álbum Tales.”

El álbum fue acreditado a “The Alan Parsons Project,” un sobrenombre abarcativo en donde el líder era Parsons mismo, como ingeniero, productor y co-autor – en forma análoga al nombre que llevaban los trabajos de O’Jays y los Three Degrees en el “Gamble and Huff Project.” Y cuando el álbum Tales of Mystery and Imagination fue un éxito, manteniéndose en los charts de álbumes por casi un año, Parsons y Woolfson firmaron un contrato a largo plazo con Arista Records para las siguientes grabaciones en equipo.

La primer grabación bajo la égida de Arista, I Robot (Arista AL 7002), integró los conceptos de la robótica y el alma dentro de la máquina en un álbum conceptual. I Robot apareciendo en forma aplastante dentro del Top 10 de álbumes, ganando la certificación como disco de platino de la RIAA por vender más de un millón de copias. El álbum también dio lugar a otro hit en los chart de los Top 40 de Estados Unidos, “I Wouldn’t Want To Be Like You” (Arista AS 0260), y ayudó a consolidar a The Alan Parsons Project como una de las bandas en la cima del género del art-rock.

“Teníamos la intención en un momento de que I Robot estuviese relacionado de hecho con el trabajo de Isaac Asimov,” dice Woolfson. “tuve el honor de hablar con Asimov, y surgió durante esa conversación que él había concedido todo tipo de derechos sobre la obra a otra empresa, la cual nunca hizo nada con los mismos, pero aún así no tenía posibilidad de darnos licencia para que vinculemos el álbum con sus historias. Así que tuvimos que alterar ligeramente la gramática de la portada de I Robot – la nuestra no tenía una coma en el título, como era el caso de su libro – aún cuando él a su vez había tomado prestado el título de I, Claudius. El álbum terminó no estando relacionado directamente con Asimov, sino con el concepto del poder de la robótica.”

Dos álbumes adicionales del Alan Parsons Project, Pyramid e Eve, gozaron de un éxito decente. Sin embargo se estaba produciendo una brecha creciente entre el Project y Arista Records. En un momento, Arista le recordó al grupo que le debían al sello discográfico un nuevo álbum; Parsons y Woolfson respondieron enviando una colección de instrumentales atonales a Arista y proclamaron que ése era el nuevo álbum de Alan Parsons Project, titulado The Sicilian Defense. Arista rechazó el álbum – Parsons y Woolfson argumentaron en consecuencia que quedaban liberados del contrato de Arista debido a que el sello no aceptaría sus grabaciones – aunque no esperaban que Arista lo publicara en primer lugar. Esencialmente The Sicilian Defense fue más que un álbum – fue una respuesta al estilo Garry Kasparov de parte de Parsons y Woolfson contra el gambito de apertura realizado por Arista. “The Sicilian Defense fue nuestro intento de cumplir rápidamente con nuestra obligación contractual luego de que se publicaran I RobotPyramid e Eve. El álbum fue rechazado por Arista – no es de extrañar – y entonces renegociamos nuestro contrato para el futuro siguiente álbum, The Turn Of A Friendly Card. El álbum The Sicilian Defense nunca fue publicado y nunca lo será si depende de mi. No lo he escuchado desde que lo terminamos. Espero que las cintas ya no existan.”

El siguiente álbum del Alan Parsons Project, The Turn of a Friendly Card (Arista AL 9518), le dio a las estaciones de radio dos grandes hits, el optimista “Games People Play” (con la voz de Lenny Zakatek) (Arista AS 0573), y una balada lenta y nostálgica, “Time” (Arista AS 0598). Originalmente Eric Woolfson cantaba en los demos de los temas, que serían grabados posteriormente por otros artistas. Sin embargo, cuando la canción “Time” estaba lista para grabar, Woolfson pidió si podía cantarla como voz principal en la versión final. “Cuando empezamos con el Alan Parsons Project,” dice Woolfson, “Alan tenía la posibilidad de elegir el cantante que quisiera, y aunque me habría gustado cantar en los primeros álbumes, acepté su decisión de usar otra gente. Sin embargo, en el álbum Turn of a Friendly Card, nos encontrábamos en París sin disponer de otros vocalistas y convencí a Alan que me permitiera intentarlo con ‘Time,’ entendiendo que si no le gustaba como quedaba, podía reemplazar la voz principal más adelante.”

“Eric recién empezó a cantar como voz principal en Turn of a Friendly Card,” dice Alan. “Lo dejé todo el tiempo de lado, aunque siempre cantó todos los demos. Nunca creí que fuese correcto que él cantara en el Project, pero tuve que cambiar de opinión. Ahí lo tienes, cantando todos los grandes hits desde ese momento. Por lo tanto, estaba claramente equivocado.”

Sin embargo, a esta altura las grabaciones del Alan Parsons Project eran consideradas por las estaciones de radio dedicadas a la música contemporánea adulta y al rock conceptual commodities candentes de la música pop. Como los álbumes conformaban una mezcla de estilos musicales, géneros y conceptos, la mayoría de las estaciones de radio podían encontrar canciones en cada álbum que se ajustaran a sus formatos.

Y entonces, en 1984, el Alan Parsons Project publicó el álbum Eye in the Sky (Arista AL 9599), que se convirtió en el más vendido por el grupo hasta la fecha, trepando al Top 5 de los charts de Billboard y colocando el tema que daba título al disco (Arista AS 0696) en el puesto número 3 del chart de los singles pop de la misma revista.

Mientras que “Eye in the Sky” encajaba bien en el mundo de tres minutos de duración de la música pop, el corte original del álbum incluía una introducción extendida para “Eye in the Sky” llamada “Sirius.” Los fans de los Chicago Bulls, sin embargo, conocen a “Sirius” como el tema de presentación con el que entraban a la cancha su equipo de basquet. Para ellos, el cantante principal no es Eric Woolfson cantando sobre la vigilancia Orwelliana, sino que es Ray Clay, cantando una letra que sonaba algo así “Y de Carolina del Norte, en guardia, con sus 2 metros, ¡Michael JOR-DANNNNN!!”

“Estoy encantado con el éxito del tema en el mundo de los deportes,” dice Parsons, “pero lo frustrante es que no creo que me vuelva rico gracias al mismo. Los sellos y editores firmaron acuerdos muy poco rentables con nuestras canciones, y estoy en el proceso de investigarlos. Se han adueñado tanto de la canción, y no he visto ninguna declaración de royalties que muestre que estoy haciendo una cantidad excepcional de dinero con la misma.”

Las maquinaciones en los contratos de las compañías discográficas se extendieron hacia las nuevas tecnologías. Cuando se pusieron en boga los discos compactos en los 80, Alan y Eric descubrieron que las discográficas, incluyendo Arista, querían usar la nueva tecnología para hacer más dinero para la compañía – y menos para los artistas.

“Lo que los sellos discográficos intentaron hacer,” dice Woolfson, “y lo lograron en la mayoría de los casos, fue decirle a los artistas que debido a los grandes costos promocionales de los CDs, estaban vendiendo CDs en ese punto al doble del precio de los vinilos. Y querían que los artistas aceptaran el pago por los CDs basado en el precio del vinilo, lo que significaba efectivamente obtener la mitad del porcentaje de los royalties. Primero, no estaban gastando nada en promocionar los CDs, eran los fabricantes de hardware los que estaban gastando dinero. Ellos simplemente estaban produciendo un item de valor elevado y tratando de reducir los royalties. Lograron hacer que la mayoría de los artistas acepte que los royalties por CD se pagaran al precio de los del vinilo, luego bajaron el precio de los CD a la mitad como si fueran vinilos, y muchos artistas se encontraron cobrando la mitad de sus royalties. A nosotros no nos pasó, pero si un montón de gente perdió debido a lo que yo considero una desinformación absoluta. Nuestros álbumes eran perfectos para los discos compactos – pero dado que las discográficas no comprendían bien al principio la grabación digital, descubrimos más tarde que en vez de copiar todo en formato digital, en realidad en una etapa transfirieron todo de cintas digitales a analógicas, y luego hicieron el master nuevamente en digital, destrozando completamente la integridad digital de los CD. Se fijaron cuál era el costo del duplicado y usaron la copia analógica, porque era más barata. Y una vez hecho esto, era demasiado tarde para cambiarlo.”

Parsons está más complacido, sin embargo, con los trabajos realizado por Mobile Fidelity Sound Lab, que publicó LPs de vinilo virgen y CDs bañados en oro de álbumes clásicos tales como I Robot (Mobile Fidelity MFSL-1-084) yTales of Mystery and Imagination (Mobile Fidelity MFSL-1-204). I Robot también se publicó como uno de los diez álbumes de la serie de vinilos de alta calidad UHQR de Mobile Fidelity (Mobile Fidelity MFQR 1-084). “Mobile Fidelity claramente hizo un mejor trabajo que Arista,” dice Parsons. “Conocía a Brad Miller de MFSL muy bien, lamentablemente ya no está más entre nosotros.”

De hecho, para 2005 Arista (ahora una división de Sony) había eliminado del catálogo muchos de los álbumes de The Alan Parsons Project, reemplazándolos con paquetes de grandes éxitos y compilaciones, algunos con canciones sacadas de su concepto temático original y reacomodadas como si fueran un mazo de cartas luego de una partida muy animada de solitario (52 Pick-Up).

“Existe también una cantidad increíble de compilaciones por ahi que tienen uno o dos temas del Project,” dice Parsons. “Sólo un fanático con la dedicación de un Beatlemaníaco podría decirle cuáles son todas las compilaciones. Un fan conocido mio llamó mi atención sobre todas las compilaciones que no sabía que existían. Había una álbum compilación de 1999 (con el título que se presta a confusión Eye In The Sky, BMG 7 5517 44970), que tiene ‘Eye in the Sky’ al principio del mismo, y ‘Sirius’ – su introducción – al final. Es frustrante para mi que los sellos hagan cosas así sin consultar al artista, especialmente en mi posición de productor e ingeniero, cuando está claro que las cosas podrían haberse hecho de una manera mejor, si me hubiesen consultado.”

The Alan Parsons Project publicó unos cuántos álbumes más en los 80, incluyendo Ammonia AvenueVulture Culture y Stereotomy. Sus canciones continuaron ubicándose en los pop charts, como el tema homenaje a Phil Spector “Don’t Answer Me” y “You Don’t Believe” con influencias de New Order, que se convirtieron en clásicos en las radios. El último álbum oficial del Alan Parsons Project, Gaudi, se publicó en 1987 (es un tributo al arquitecto español Antonio Gaudi y su obra maestra inconclusa, la catedral La Sagrada Familia).

Para 1990, Parsons y Woolfson comenzaron un nuevo proyecto de álbum, con canciones basadas en los trabajos e influencias de psicólogo Sigmund Freud. Mientras Parsons y Woolfson trabajaban en el álbum, esencialmente las letras y melodías eran en su mayoría creaciones de Woolfson. Finalmente Woolfson se conectaría con Brian Brolly, quien había colaborado previamente con Andrew Lloyd Webber – y el álbum, ahora con el título Freudiana, se convirtió en un musical. El musical fue estrenado en Viena, y se esperaba que el show duplicaría su éxito en otros lugares – pero Brolly y Woolfson nunca se pusieron de acuerdo sobre la puesta en escena del show, llegando al punto de contratar abogados. Aunque Freudiana nunca se publicó en Estados Unidos, existen dos versiones europeas del CD – una versión de estudio (el “CD blanco”) y una versión de teatro (el “CD negro”).

Lamentablemente, esa sería la última vez en que Parsons y Woolfson trabajarían juntos. “Todavía estoy muy orgulloso de este disco,” dice Parsons. “No estaba contento con el musical en que terminó convirtiéndose, pero estoy muy orgulloso aún del disco, y es una lástima que el álbum se haya estancado, comparado con todo lo que hicimos previamente. Si se hubiese publicado bajo el nombre del Alan Parsons Project, creo que habría sido un hit. No se consigue más, excepto en sitios web oscuros”.

“Empezó pensado como un álbum del Alan Parsons Project,” dice Woolfson, “pero quería involucrarme en la comedia musical, así que no lo llamamos como un álbum del Alan Parsons Project. Finalmente comenzamos a deshacer los lazos que nos unían. En vez de firmar las canciones él y yo, las canciones fueron mías, sin contar un tema que él había compuesto, y no le dimos un nombre conjunto.”

Parsons regresó a los estudios de grabación, y Arista lo volvió a contratar como solista. En 1993, Parsons publicó su primer álbum solista, Try Anything Once. Aunque es posible que no hubiese sido un álbum del Alan Parsons Project, incluía a muchos de los colaboradores del Project, incluyendo a los vocalistas Chris Thompson, Chris Rainbow y David Pack, así como los arreglos de Andrew Powell, las guitarras de Ian Bairnson y la batería de Stuart Elliott. Si bien el álbum ingresó en los charts, no tuvo el éxito de los álbumes del Alan Parsons Project previos, y luego de estar asociado con Arista Records por 15 años, Parsons dejó el sello luego de la publicación de este LP.

En 1995, Alan editó un CD especial para el mercado audiófilo hogareño. En colaboración con el ingeniero acústico Stephen Court, el CD “Sound Check” (Mobile Fidelity SPCD 15), le permitía a los melómanos configurar sus sistemas de audio para recibir el mejor sonido, ya sea mientras escuchaban los álbumes del Alan Parsons Project, un CD de música clásica, o cualquier grabación con sonido de primera calidad. En 1997 se publicó un segundo álbum “Sound Check 2” (Mobile Fidelity SPCD 18), y entre sus pruebas y pistas con sonidos de muestra se encuentra la canción “Limelight.” del Alan Parsons Project. Luego de la desaparición de Mobile Fidelity, Alan le compró a Stephen Court su parte en este emprendimiento y Sound Check 2 se podrá conseguir fácilmente como un CD común a través de catálogos de electrónica y el sitio web de Alan, alanparsonsmusic.com. Se vende también con un medidor de nivel de sonido integrado a la caja del CD.

“Hay muchos discos de prueba dando vueltas por ahí,” dice Parsons, “pero son todos del tipo de disco de laboratorio, conteniendo señales que nadie puede descifrar. El álbum Sound Check fue diseñado para el consumidor básico, simplemente para ayudarlo a configurar su equipo de forma tal que sepa que va a obtener el mejor rendimiento del mismo. También apunta al estudio de grabación casero y para el sonido en vivo. Es un producto para el hombre común, no está pensado como una herramienta de calibración complicada. Se presentan los conceptos básicos para que la gente los pueda probar. Estamos por publicar uno nuevo pronto, diseñado para los sistemas de sonido surround. Hay muchos equipos surround por ahí, y también existen muchísimos de estos sistemas realmente malconfigurados. El consumidor tiene la oportunidad de colocar un altavoz en la cocina, otro en la sala de estar, otro más en el comedor y ¡todavía le quedan tres más! Ya estaba realmente mal la cosa con los equipos estéreo y sus altavoces puestos en salas diferentes.”

Finalmente los consumidores podrán escuchar I Robot en sonido 5.1 surround, una oportunidad que Parsons disfruta. I Robot fue grabado cuando se estaban publicando los que serían los últimos álbumes de sonido cuadrafónico, mientras tres compañías discográficas norteamericanas diferentes competían entre sí por imponer uno de los tres formatos de reproducción cuadrafónica incompatibles entre si. “Es una lástima que la tecnología no estuviese al nivel en el que estaba la creación con el sonido quad. Simplemente no estaba llegando al consumidor de manera correcta. Espero poder remixar I Robot en 5.1 en los próximos meses. Lo más difícil va a ser encontrar las cintas master, cintas que ya tienen 25 años de antigüedad pueden estar en cualquier lado.”

En cuanto a Eric Woolfson, quien estuviera asociado por tanto tiempo con Alan Parsons, siguió profundizando su incursión en la comedia musical luego del álbum Freudiana. Grabó un CD conceptual, Poe, que también se convirtió en la base de su nuevo musical. “Mi nuevo musical ‘Poe’, que contiene material totalmente inédito y que fuera presentado en los Estudios Abbey Road, es mi principal centro de atención en este momento,” dice Woolfson. “También estoy trabajando en una nueva obra que fue encargada por nuestros productores coreanos, basada en la obra coreana ‘A Forest Fire’. Estoy disfrutando muchísimo trabajar con el distinguido dramaturgo y autor Ariel Dorfman, quien está escribiendo el guión de este musical.”

Mientras tanto, Alan se integró al circuito de conciertos, presentando varios shows en Europa, Japón y los Estados Unidos a mediados de los 90. Hoy en día, Parsons se encuentra en medio de una gira mundial, tocando en escenarios desde New York a Las Vegas, de Londres a Moscú. “La entidad dedicada a las giras comenzó luego de que Eric y yo nos separáramos, y coincidió con la publicación de Try Anything Once, mi primer álbum que no era del Project. Todavía estaba en contacto con los artistas que participaron en los discos del catálogo, y nos dijimos vayamos a tocar las canciones nuevas y las del catálogo y veamos como nos va. Fuimos a Alemania y los fans estaban eufóricos. He descubierto una cosa que debí hacer hace años, salir de gira.”

De hecho, en 2005 Alan Parsons y su banda fueron una de las primeras bandas de rock occidentales que tocaron en el Palacio del Kremlin en Moscú, la importancia de ese evento no se le escapa a Parsons. “Sólo una palabra viene a la mente, ¡wow! Fue lo más increíble que hicimos. Estábamos en la pre producción, vimos el nombre El Palacio del Kremlin en el itinerario, y pensamos que era un nombre de fantasía de un local. Por supuesto, en Rusia tuvimos que tener visas especiales en nuestros pasaportes, y cuando tuvimos que mostrar los pasaportes en las puertas del Kremlin, nos dimos cuentas que oh Dios mío, vamos a tocar en EL Kremlin. Aparentemente logramos que por primera vez la audiencia del Kremlin se pusiese de pie. Estamos muy orgullosos de eso.”

El nuevo álbum de Parsons, A Valid Path (Artemis 51562), cuenta con colaboradores nuevos y clásicos. El grupo de house-remix Crystal Method aparece en el tema cantado por Parsons “We Play The Game”, John Cleese agrega su esencia en el tema “Chomolungma,” y el guitarrista David Gilmour de Pink Floyd toca en la primer canción del CD, “Return to Tunguska.” Incluso cuenta con la reinvención de dos temas de Tales of Mystery and Imagination, realizada en colaboración con el hijo de 27 años de Parsons, Jeremy, de forma tal que “The Raven” y “Dream Within a Dream” fueron fundidos en “A Recurring Dream Within A Dream.” Orson Welles, cuya narración apareció en la versión remezclada de Tales of Mystery and Imagination, vuelve a aparecer en esta versión reconstituida y remixada.

“Nadie quedó más sorprendido que yo cuando David Gilmour aceptó aparecer en el disco,” dice Parsons. “Estaba encantado, no obstante, e hicimos un gran trabajo, le dio a A Valid Path un empuje enorme, la gente compra el disco debido a esto, luego lo lleva a su casa y descubre que si, que Gilmour es bueno, pero que algo en el resto del disco también está bueno.”

Aún hoy en día, el Alan Parsons Project ha desarrollado su propio mythos en el universo de la cultura pop, con fans tales como Matt Groening y Mike Myers ha agregado el nombre de Parsons a sus trabajos cinematográficos. En el episodio “Homerpalooza” de Los Simpsons, Homero le informa a Bart y Lisa sobre la historia del rock. “Grand Funk Railroad allanó el camino para Jefferson Airplane, quienes a su vez liberaron el paso a Jefferson Starship. El escenario estaba preparado para Alan Parsons Project, que creo que fue una especie de aerodeslizador.”

Mientras tanto, en la película Austin Powers: The Spy Who Shagged Me, el Dr. Evil le cuenta a su hijo Scott sobre el nuevo apodo de su rayo laser de la muerte. “Fue inventado por el renombrado físico de Cambridge, el Dr. Parsons – así que deberemos llamarlo The Alan Parsons Project (el Proyecto de Alan Parsons) …Caballeros, permítanme demostrarles la pavorosa letalidad del Alan Parsons Project. ¡Disparen el laser!” Parsons se sintió tan honrado por el homenaje de Austin Powers, que en su álbum solista The Time Machine, el último tema del disco en algunos lugares es el remix dance “Dr. Evil Edit”.

Actualmente, Parsons espera componer la banda de sonido de la futura película 5-25-77, un film sobre el estreno de la primer película de Star Wars. “Está escrita como una biopic sobre alguien que se convirtió en asistente de efectos especiales,” dice Parsons. “El tema de la biopic es su director, Patrick Read Johnson. Él es un amigo mío.”

Y si uno quiere escuchar la oeuvre del trabajo de Alan Parsons, Parsons insertará unas pocas monedas en la rockola restaurada que tiene en su finca. “Es una rockola AMI,” dice Parsons, “ahora vale mucho más que cuando la compré, gracias a que este mismo modelo apareció en la película Ghost, y tengo ‘Unchained Melody’ de los Righteous Brothers en la rockola. Está cargada con muchos temas de los Beatles, muchos de los Shadows – me encantaba escuchar a los Shadows – y también, muchos de los singles en donde he trabajado, – la única justificación para escuchar mis viejos discos es tenerlos en la rockola. Es un gran equipo que vale la pena tener.”

Fuente: http://es.alanparsonsmusic.com/interviews.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s