BRUCE TOTAL EN BARCELONA

Estándar

CRÓNICA Y FOTOS DE MIQUEL SANTANA

Exhausto, con la piel de gallina, emocionado y sorprendido por lo visto en la doble cita con el Boss en Barcelona y cada vez tengo más claro que la cita con Barcelona es de las que marcan el corazón de Bruce (es donde Bruce se sale!) y de los que tiene fija su cita en Barcelona cuando está presente míster Bruce. Un amigo mío me comentó, y con mucha razón, que lo que une el Boss no lo separe el hombre y está en lo cierto. El estadio Lluís Companys de Montjuïc y sus alrededores se convirtíeron en el corazón neurálgico de todos aquellos que aman al Boss sin condición de sexo, religión, idioma (alucinante la presencia de tantos extranjeros en fechas no vacacionales! que hacia pensar que en vez de Barcelona podías estar en Roma, Londres, Milan, etc) e incluso de condición social. Si antes era más presente la presencia del típico rocker de patillas, ahora se ve de todo, desde el más melenudo al calvo (quizas por el peso de la edad! que todo acompaña!), desde el niño al que su padre o madre le da a conocer al Boss por primera vez al más veterano de guerra que presume de tantos y tantos conciertos con Bruce, gente de clase alta que por un día seja su corbata por una buena chipa de cuero y cabello al estilo libre, pijitos con jersey Burberrys, etc, etc. Y es que el poder de Bruce es tan fuerte que nadie se resiste…
Dos días de diez horas de espera acompañado de Promise, una persona impresionante en todos los sentidos. Yo era de los que iba solo a los conciertos del Boss (y llevo unos 16) pero gracias a Stone Pony me he dado cuenta de que mas que amigos he encontrado gente que te llega muy dentro y no digo nombres porque si no sería una crónica sin final…
A pesar de la larga espera, tanto fuera como dentro, cuando se te presenta el Boss y tan cerca como podeis notar en las más de 300 fotos hechas, todo se olvida, del cansacio, del mundo que está fuera de estadio, etc. La banda sonora previa al concierto es de la música que tanto ama Bossu o mi brother TWO, blues de los setenta, rocknroll, etc y cuando empieza a sonar Last dance, de Donna Summer, como homenaje por su muerte, Springsteen salta al ruedo para encarar un tema que pone a todo el estadio en un grado de locuar bestial. Badlands suena bestial con un solo de saxo donde no vemos a Clarence pero a sí un Jake Clemons que fue de menos a más a lo largo de las más de tres horas de rock. Los atronadores “Hola Barcelona, hola Catalunya, hola Barcelona, hola Catalunya, badalona” (jjjejeejeje), hacen mover los cimientos del estadio y del corazón de más de uno. Tras un caluroso Badlands, Springsteen entra de lleno en el corazón de esta gira que no es otro que el material impresionante de su Wrecking Ball. We take care of our own y Wrecking ball hacen saltar a todo el estadio viviendo los presentes un estado de excitación inpensable ante cualquier otro artista. Y es que lso fans de Bruce lo vivimos segundo a segundo y más cuando estas en la arena, que es donde me gusta vivir el viaje de mi amigo Bruce. Su coraje, su entrega, sus gotas de sudore te llegan hasta ti y tú las compartes con él.
El estadio sigue en estado de guerra, con temas como No Surrender o Death To My Hometown llegando a lo más dentro de mí… pero llega el momento de havblar y Bruce lo borda en el tema My City In Ruins llamando a todos aquellos que pierden y lo que queda para siempre. A todos, y a Bruce, nos llega el mensaje y nos hace añorar al tío de Jake o a Danny. La sombra de los caídos presentando a toda su banda y excusando a su mujer que nos envía besos desde New Jersey. My City emocionan como pocas veces..
Tras al liturgia de homenaje llega el momento de volver al rock, de poner o de quitar la tensión vivida, con temas comoo Out In The Street o un inesperado Talk To Me, tema de lo más popero, en el que Bruce parece perder el ritmo pero lo acaba llevando a su terreno, al rock más brucero posible.
Y llega el momento de los indignados, un tema que a unos le disgusta y a otros les hace saltar y emocionar… Con Jake Of All Trade, Bruce incendia las conciencias de todos llamando a la rebelión y dando el apoyo total a los que s emueven desde el 15N. Un tema que lleva a la locura a más de uno que em aciompañaba en el pit ( y que noto en mi cuerpo por los constantes golpes en la espalda).
Tras los tonos de rebelión llega un momento culminante para los que llevamos tiempo devorado los discos del Jefe. Una dura, e impresionante Youngstown seguida de una musculosa Murder Incorporated demuestran el poderío de la E Street que suena de muerte, sin concesiones, con la sección del aire a raya y los siempre habituales solos de súoer Little Steven
Johnny 99, You Can Look, She’s the one (al ritmo Bo Diddley) llevan al delirio que se culmina con un tema nuevo, y alujcinante, como el Shackled And Drawn donde Bruce se desenvuelve como pez en una pecera. Se acerca a su gente y se produce la locura, todos quieren tocar al Dios y veo a mi amiga Promise medio aplastada por un gigantón inglés. La rescato, como puedo, y cuando nos centramos llega el Wainting, tema imprescindible para alargar la fiesta donde Bruce hace cada vez más kilómetros para buscar a los más jovenes y que cante la estrofa tan pegadiza.
Jake brilla en The Promise Land, otro himno que canta todo el estadio, convertido ya en un coro monumental ante un Bruce que se emociona..
Con un impresionante The river nos damso cuenta de la voz mejorada de Bruce respecto a otros directos,. Su voz llega a todos los tonos , desde el más duro al más delicado, bordando la emoción en estado máximo y veo caer lágrimas en más de uno ( y me incluyo).
Y Bruce me hace soñar con un Prove It All Night que te deja sin palabras. Una introducción que no hacía desde el 1978 y que convierte a este tema en uno de los grandes de la noche, pero Bruce no da concesiones y lo enlaza con una llamada a la fiesta (Hungry Hearth), una vuelta de tuerca tex-mex con We’re alive y un final demoledor con un Thunder road que suena como antaó, o sea, im presionante!!!
Con el cuerpo hecho polvo tras lo vivido tanto fiisicamente como psicologicamente, todos queremos más y más mientras Bruce demuestra su arte sobre la stavblas con el típico no puedorr, uno más que provocan la carcajada del respetable que quiere más y más Bruce.
Los bises comienzan con Rocky Ground que, en directo, gana muchos enteros y emociona con las voces y Bruce, tras esta pausa musical, se lanza a los grandes clásicos y final de fiesta con un empalme total, y con la sluces encendidas, con Born In The Usa, mi tema Born To Run, Bobbuy Jean, Dancing In The Dark (donde las chicas disfrutan de su momento pantallazo lanzando besos a un Boss que los responde!) y un final memorable con Tenth Avenue Freeze out que sirvió como homenaje final al gran Clarece, presente en todos a pesar de su ausencia. «And the Big Man joined the band…», dice la letra. Emoción en todos y una ovación de las que te entran directamente en el corazón tanto del público como del propio Bruce ya que observo, y lo tengo a metro y medio, como las lágrimas caen por su cara totalmente emocionada ante la demostración de su gente. Emoción total para un final en el que Bruce se despide con la señal de que nos lleva en su corazón.
Una noche vivida segundo a segundo, de estado de locura total, que no te das cuenta de la cantidad de temas que ha tocado, de que lleva más de tres horas cuando ves el reloj del Lluís Companys, una noche donde poco podré descansar porque el viernes llega el turno de las despedida de mi amigo Bruce de su ciudad porque Barcelona es su ciudad y sus directos lo demuestran, y de una noche donde soñé con los tenas que oiria unas cuantas horas más…
Y como suele pasar con Bruce, sus diorectos son diferentes a los de cualquier artista de alto nivel que se precie. Bruce lo calcula todo y sabe dar lo que el público espera y pedazo de concierto que se marcó. Si el del jueves fue de aquellos que te dejan sin aliento, el del viernes es de lo que aseguran mi fe en este genio de la música y de la fidelidad que le tendré hasta el final de sus días…
El estadio no se llenó pero presentó un gran aspecto, y aguanté el fresquillo en la larga espera en los aledaños del estadio pero fue una espera más que deseada porque estaba a punto de vivir uno de los directos mejores de Bruce de todos los tiempos, Con la mente en el concierto previo. No me volvió a gustar la espera, casi cuatro horas de espera en el estadio, lo que hizo que muchos protestaramos cuando el concierto ya casi pasaba una hora de lo previsto (nadie da explicaciones?).
Pero como soy tan fan, somos tan fans encuanto sonó Night!!!! Todo cambió. Empezó la revolución total, mi cuerpo se movía a un ritmo frenético que no recuerdo en mucho tiempo. No empezar con Badlans y incoporar em los inicios, dos grandes maravillas como The Ties That Blind y Two Hearts (donde me acordé de mi hermano de sangre, TWO, como me hubiera gustado vivir con él esta experiencia más que religiosa) fue la comunión decisiva de lo que estaba a punto de vivir.
Sigieron las ya cvlásicas, y fijas, Wrecking ball, Death to my hometown y My city of ruins (con nueva llanto a los desaparecidos pero comentado que hay E Street para tiempo).
Y Bruce sabiendo que estaba ante la cita decisiva, ante la despediada ante su mejor público, empezó con su guitarra en mano a dar trallazo tras trallazo y a cual más maravilloso: Spirit in the night (bestial Nils!) y nada menos que The E Street Shuffle, en su primera interpretación en Barcelona, y con un ritno bestial en la sección de viento.

bruce springsteen barcelona 2012

Con la quinta puesta, Bruce se desbócó por completó, se vació al estilo de Pep Guardiola, lo diotoso, lo corrió todos…Novedad tras novedad, hasta once temas diferentes respecto al concierto anterior…que bestia!!! Más de uno de mi lado me comentaba que este tío nos mataría porque escuchar en directo llamarazos como Trapped, Downbound train y Because the night es lo que hace creer que no hay nada más que Bruce en estos tiempos tan grises. Bruceeeeeeeeeeeeeeeeeee
Volvió a dedicar Jack of all trades a los indignados y el 15M, y volvió al orden del día anterior: Working on the highway cpn Bruce a menos de un metro me removió hasta el estomago y mis piernas que no cesaron de bailar.
Ritmo frenetico, el públido pálido ante el torbellino de Bruce que con Racing in the street, tótem de Darkness on the edge of town y gran piano de Roy Bittan provocó más de un desmayo en las gradas..
Badlands cerró el repertorio, y los bises Bruce nos regaló con el repoquer poniendo el pabellón loco con un Ramrod alucinante. Y ano podía más, estaba agtónito y aguanté como pude el tramo final en plan fiestero idéntico al del jueves…,
La primera noche …29 canciones (récord de la gira) y esta noche han sido 28.

Solo acabo diciendo GRÂCIES BRUCE!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s