New York ya no quiere a Starbucks

Estándar

La conocida tienda de café ha eliminado algunos servicios para los clientes, que ven con recelo estas nuevas decisiones de la empresa

study-in-starbucks.jpg

El uso de los portátiles ha sido restringido

Todo turista que viaje al extranjero con su smartphone pero sin su tarifa de datos busca, desesperadamente, un lugar en el que ofrezcan wifi gratuita. En eso, una de las empresas que mejor servicio ofrece es Starbucks. Puedes tomar un frapuccino en un pueblo perdido de California pero, si existe un establecimiento de esta marca, estás salvado: hay conexión a internet, baños gratuitos y la más amplia variedad de café para conectarse otra vez con el mundo a través del móvil.

Esto podría parecer normal si no se tiene en cuenta que los establecimientos de la franquicia en Nueva York están empezando a eliminar algunos de sus «preciados» servicios. En 1994 abría la primera tienda en la Gran Manzana, y lo hacía por todo lo alto. La prensa del país se hacía eco de la noticia con titulares que llamaban al optimismo: «El café minorista listo para quemar NY» o «Llega la tormenta de Starbucks a Nueva York», entre otros. Hoy en día, 20.000 establecimientos de la marca están en 58 países distintos.

Entre los muchos gestos de afecto que la compañia prodigaba a sus clientes se encontraban cómodas sillas y sillones para escapar del ajetreo diario; baños limpios que poco se pueden encontrar en las grandes ciudades; y algo que pocas franquicias ofrecen hoy en día: personal amable, bien informado y que siempre te pregunta el nombre para servir el café de una forma más personal. Para mejorar todo eso, en 2008, la empresa decidió instalar wifi en todos sus establecimientos. De esa forma, la cafetería se convertía en centros de reuniones improvisadas, lugar de trabajo o donde poder actualizar los perfiles en las redes sociales.

¿Por qué se ha llegado a ese extremo?

Parece que la crisis económica de 2008 también está causando estragos en la multinacional. Ahora, esos tiempos han quedado en un pequeño lugar de la memoria de los neoyorkinos. Las cómodas sillas fueron los primeras en irse. La tienda original de la ciudad fue cerrada, y algunos establecimientos de la franquicia prohibían el uso de ordenadores portátiles durante ciertas horas. Además, la pasada Navidad, el diario «The New York Times» denunció que algunas cafeterías habían prohibido el acceso a los baños. Si esto sucediera en las 20.000 tiendas de la cadena, ¿supondría el fin de Starbucks?

Problemas en Argentina

Al tiempo que eso sucede en Nueva York, Starbucks también ha sido protagonista por entornar su «mea culpa» en Facebook gracias a la utilización de vasos argentinos en lugar de los de la franquicia. Esto, según algunas voces discordantes, viene precedido por las trabas internacionales que ha impuesto Cristina Fernández de Kirchner a la importación. Otro piedra en el camino para la franquicia estadounidense.

Fuente : ABC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s