España encabeza la destrucción de empleo en los sectores tecnológicos

Estándar

Los trabajadores de las TIC caen un 13% en cuatro años, mientras que en Alemania y Francia crecen un 50%

treballadors-sectors-tic_1680442047_35035430_651x413

La economía crece, los puestos de trabajo tecnológicos decrecen

Algo no funciona en la economía española, y por extensión también en la catalana, para la que, sin embargo, nos faltan datos concretos para el caso de que contamos hoy en el diario. Según Eurostat -que sólo proporciona estadística sobre estados-, pese a que España esté creciendo a un ritmo anual superior al 3%, en el sector clave de las nuevas tecnologías se siguen destruyendo puestos de trabajo, una sintomática anomalía en el contexto europeo.

El liderazgo negativo de España en el paro también se repite, pues, en la eliminación de trabajos en torno a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), un sector en el que el Estado tiene ahora prácticamente el mismo número de especialistas que Holanda, aunque este país tiene un tercio de población. Los empleados TIC suponen en Holanda un 5% de las personas ocupadas, mientras que en España representan un 2,4%, cuando hace sólo cuatro años eran el 2,7%. De hecho, entre 2011 y 2015 el descenso ha sido en España del 13%, casi al mismo nivel que en Grecia (14%).

En Europa, sólo Chipre y Eslovenia también han perdido puestos de trabajo tecnológicos, mientras que en el resto de la Unión Europea el número de empleados en este campo ha crecido. Así, en el total de la UE ha pasado de 6,3 millones de trabajadores a 7,7, y de un 3% a un 3,5% del total. Entre los países europeos con mayor porcentaje de trabajadores a las TIC hay Finlandia (6,5%), Suecia (6,1%) y el Reino Unido (5%, el mismo porcentaje que dicha Holanda). Además, países como Francia y Holanda han experimentado unos incrementos cercanos al 50%.

Las cifras son demoledoras. Y básicamente indican una peligrosa pérdida de talento, bien sea por falta de oportunidades (es decir, de trabajos especializados) bien por la precariedad de los sueldos. El caso es que vamos como los cangrejos. En un mundo en el que la capacidad de generar, procesar y utilizar información es la clave de la economía, perder inteligencia supone quedarse atrás. Supone restar competitividad y oportunidades de negocio.

La importancia estratégica de las TIC es tan relevante que resulta muy preocupante que la economía española esté perdiendo el tren. Y sería muy importante disponer de datos sobre Cataluña para saber si, efectivamente, vamos al ritmo de España o de Europa. Nos jugamos el futuro.

España encabeza la destrucción de empleo en los sectores tecnológicos

Lo peor de la crisis parece que ha quedado atrás ahora que la economía crece a ritmos superiores al 3%, pero hay inercias que España aún no ha logrado revertir. Una de ellas es la fuga de cerebros y de trabajadores cualificados. España tiene el dudoso honor de ser uno de los únicos cuatro países de toda la Unión Europea que ha perdido trabajadores de los sectores de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) durante los últimos cuatro años, según los datos más recientes publicados por el Eurostat.

En concreto, España perdió un 13% de los especialistas en TIC entre el 2011 y el 2015. Los otros tres países en esta situación son Grecia, Chipre y Eslovenia, y sólo en Grecia (-14%) la fuga fue más importante que en España. El resto de los 28 estados de la UE aumentaron el número de empleados de estos sectores durante este periodo. De Cataluña no hay datos específicos, ya que Eurostat no las publica.

El descenso del último cuatrienio ha provocado que España tenga prácticamente el mismo número de especialistas en TIC que Holanda pese a que este país tiene una tercera parte de la población. En concreto, España tenía el año pasado 426.800 trabajadores en el sector de las TIC, el equivalente a un 2,4% de los trabajadores del país (cuatro años atrás suponían el 2,7%). En Holanda, equivalen al 5% de las personas ocupadas.

El destino de los trabajadores que marcharon parece bastante obvio, viendo las estadísticas. Mientras que España perdió cerca de uno de cada diez empleados del sector, las principales economías del continente incrementaron -y mucho- su fuerza de trabajo en esta área. El país que más tiene es el Reino Unido, donde trabajan más de un millón y medio de personas, un 13% más que cuatro años antes. Pero donde se dispararon los registros fue a las dos principales economías de la zona euro.

Alemania, por ejemplo, en 2015 ya tenía prácticamente el mismo número de empleados en el sector de las TIC que el Reino Unido gracias a un incremento del 47%. Y Francia, que aumentó a un ritmo aún más alto (del 49%), ya rozaba el millón de personas dedicadas a este tipo de trabajo.

Esta estadística se suma a otra presentada recientemente por Alianza 4U. Según este grupo de cuatro universidades (entre ellas la Pompeu Fabra y la Autónoma de Barcelona), un 10% de los investigadores abandonaron España entre el 2010 y el 2014. Sin embargo, este sector es mucho más pequeño que el de las TIC, ya que sólo tenía 12.418 trabajadores al cierre del 2014.

Hay expertos que han valorado positivamente la fuga de cerebros, ya que supone una oportunidad para que los trabajadores completen su formación. Eso sí, para que este argumento se sostenga, los mismos expertos ven necesario que los que marchan acaben volviendo, es decir, que haya un flujo tanto de salida como de entrada.

Los datos, sin embargo, muestran que no es eso lo que está pasando. Además, el tipo de trabajo que se está creando ahora en España (en su inmensa mayoría, temporal y precaria) no coincide con el perfil de los trabajadores que hay normalmente en las TIC.


LAS CLAVES

1. ¿Qué son las TIC y por qué son importantes?

La definición de TIC es amplia, pero Eurostat define los trabajadores de este sector como aquellos que “tienen la habilidad de desarrollar, operar y mantener sistemas tecnológicos”. Es decir, tecnologías que permiten enviar y procesar información, almacenarla, etcétera. Incluyen desde internet y telefonía hasta movilidad, servicios de seguridad para pagos electrónicos o infraestructuras de telecomunicaciones. Según la Comisión Europea, “tener un grupo de trabajadores especializados en TIC es un factor crítico” para la competitividad de una economía. Las TIC son, añade la Comisión, un segmento pequeño pero de importancia estratégica.

2. ¿Cuáles son los países más avanzados?

El podio lo ocupan Finlandia, que tiene un 6,5% de los ocupados trabajando en este sector, Suecia (6,1%) y Holanda (5%). En la cola hay Lituania (2,1%), Rumanía (1,9%) y, en último lugar, Grecia (1,2%). España es el octavo país por la cola, con un 2,4% de las personas ocupadas trabajando en este sector.

3. ¿Cuál es el perfil de los trabajadores de las TIC?

Buena parte de los trabajadores de estos sectores son jóvenes. En concreto, más de un tercio de los empleados europeos dedicados a las TIC durante 2015 tenían menos de 35 años (en España sólo eran uno de cada cuatro), una proporción más elevada que en el resto de sectores. Además, el tipo de trabajador es claramente masculino. Mientras que las mujeres suponen alrededor de la mitad de las personas ocupadas en Europa (46%, en concreto) y en España (55%), en el caso de las TIC las mujeres sólo suponen un 16% (en Europa) y un 17% (en España). Y, finalmente, también son gente con un alto nivel de estudios: la inmensa mayoría (61% en Europa y 79% en España) tienen educación universitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s