Verás ‘Mute’, de Duncan Jones, y ‘Annihilation’, de Alex Garland, en la pantalla que quieras, pero no será de cine. ¿Parasá lo mismo con ‘Cloverfield 3’?

Con un panorama cada vez más apretado y competitivo en el circuito de salas comerciales, los grandes estudios de Hollywood han pasado los últimos años diseñando estrategias de repliegue. Que haya funcionado tan bien la receta Disney de inyectar a la cartelera exclusivamente blockbusters basados en propiedades intelectuales con reconocida base de seguidores es la peor noticia posible para cineastas con interés en desarrollar ideas originales que para ser llevadas a cabo necesitan una financiación holgada. Simplemente, las majors ya no están muy por la labor de jugársela. Sobre todo, en géneros que han sido considerados tradicionalmente difíciles para la taquilla, como la ciencia-ficción cuando no va acompañada de batallas de naves espaciales.

Fijémenos en Paramount Pictures. Desde la llegada de su nuevo mandamás, Jim Gianopulos, el estudio ha empezado a reconfigurar su futuro calendario de estrenos. Según cita The Hollywood Reporter de una fuente interna, Gianopulos se ha dedicado a “ver qué [merecía la pena] estrenar en cines y qué no en nuestra época”. Primera afectada por medidas en ese sentido: Annihilation, la nueva película de Alex Garland (Ex_Machina) protagonizada por Natalie Portman a partir de una novela de Jeff VanderMeer. Paramount ha decidido que solamente distribuirá la película en cines dentro de EE UU; se la vendió a Netflix para que la estrenara en el resto del planeta. Mala suerte si pensabas deleitarte con sus apabullantes imágenes en una pantalla de cine.

Esta semana han surgido rumores similares en torno a la película una vez llamada God Particle y después conocida como “la nueva secuela de Cloverfield en el espacio”. Tras unos repentinos cambios de fecha que han retrasado su estreno hasta abril, varias voces apuntan a que Paramount pueda repetir la jugada de Annihilation y vender esta Cloverfield 3 en condiciones similares a Netflix. Se trata de una producción de J.J. Abrams dirigida por Julius Onah y protagonizada por Daniel Brühl, Elizabeth Debicki, David Oyelowo, Zhang Ziyi y Chris O’Dowd como astronautas en una estación espacial que ampliará aún más la mitología de la saga tras el éxito sorpresa de Calle Cloverfield 10.

A pesar de la buena rentabilidad que ha sacado Paramount a las películas anteriores de Cloverfield, no se trata del tipo de cantidades que sanean una cuenta de resultados. El estudio no parece dispuesto a conformarse con pellizcos lucrativos, sino que quiere trozos grandes de pastel. Es decir, blockbusters a lo Misión: Imposible antes que lo que pueda sacar un humilde filme de género como Cloverfield 3. Para ciencia-ficción, ya tienen la saga Star Trek. ¿Pero es Netflix el único refugio que queda para quienes deseen explorar nuevos límites del género sin verse atados por franquicias y acuerdos transmedia?

Fijémonos en Mute, el nuevo filme de Duncan Jones. El director de Moon (2009) y Código fuente (2011), cuyo último crédito cinematográfico es la adaptación de World of Warcraf que en 2016 recaudó casi un 90% de sus 433 millones de dólares de taquilla fuera de EE UU (la gran mayoría, en China), ha vuelto por los caminos humildes de su ópera prima. Ambientada en una versión futurista de Berlín, Mute cuenta la historia de un hombre mudo (Alexander Skarsgard) que busca a su novia desaparecida siguiendo la pista de dos misteriosos cirujanos (Paul Rudd y Justin Theroux). Una propuesta de ci-fi tan neonoir no habría llegado a ningún lado si no llevara por título las palabras “Blade Runner” seguidas por un número, pero en Netflix encontró hogar tras pasar años intentando sacarlo adelante.

Finalmente, Mute se estrenará en todo el mundo el 23 de febrero a través de Netflix. Otra cosa es que la plataforma se anime a promocionar su lanzamiento con la misma insistencia que le dedicó a Bright(a estas alturas, a menos de un mes del estreno, aún estamos a la espera de un primer tráiler). Pero, al menos, es positivo que los seguidores de Duncan Jones puedan ver una nueva obra original del director; incluso aunque corra el riesgo de quedar sepultada bajo el inmenso catálogo de Netflix. Ya nos hemos especializado en rastrear los contenidos más jugosos que estrenan sottovoce, como Good Time (y atentos el viernes 26 a Un gesto estúpido e inútil, la historia de National Lampoon contada por David Wain).

Anuncios