Buscar

El otro blog de José Luis

Música, cine, geek life

Categoría

audio

Alan Parsons on 35+ Years of ‘Eye in the Sky,’ Proper Speaker System Setup and His New Album (Q&A) | Rock Cellar Magazine

George A. Paul August 9, 2018

AlanParsons2-701x467

Alan Parsons made his initial mark in the music world by engineering or producing successful late 1960s and ‘70s releases by The Beatles, Pink Floyd, Paul McCartney & Wings, Al Stewart, Ambrosia and others.

After forming The Alan Parsons Project with Eric Woolfson and a releasing a run of bestselling albums, they emerged with the mesmerizing Eye in the Sky in 1982. It became the studio group’s highest charting work, while the lush title track reached #3 on the Billboard Hot 100.

Last December, a lavish four-disc box set was released to mark the 35th anniversary of Eye in the Sky. The exceptional collection includes bonus tracks, songwriting demos from Woolfson (who passed away in 2009), unreleased material, the 2007 original CD remaster, double gatefold LP half-speed mastered at 45 rpm, 5.1 Surround Sound and Stereo HD Eye mixes on Blu-ray, promo flexi-disc replica, poster, postcard and a 60-page hardback book with essays, rare photos, new musician interviews, credits and other interesting ephemera. All told, it’s a must-buy for dedicated fans.

“Sirius,” the instrumental opening track on Eye, has soundtracked the Chicago Bulls’ opening lineup introduction since the ‘90s and heard in conjunction with countless sporting events and programs. Other examples of The Alan Parsons Project’s enduring influence can be felt via sampling by Daft Punk, Jay-Z, Kendrick Lamar and P. Diddy. APP was mentioned in “Austin Powers: The Spy Who Shagged Me” and a cartoon version of Parsons will appear in an episode of “Family Guy” in 2019.

Now, a standalone Blu-ray audio version of Eye in the Sky is available from Real Gone Music. Parsons is currently working on his first new studio album in more than a decade – tentatively titled The Secret – slated for release next spring on Frontiers Records.

We caught up with the Grammy nominated Englishman for a quick chat from his organic avocado ranch home in Goleta, Calif. (near Santa Barbara), which contains the just-opened ParSonics Studio and a Neve Shelford 5088 analog console.

Rock Cellar: Was the new Blu-ray edition of Eye in the Sky always planned as a separate release, or did online fan demand provide an incentive?

Alan Parsons: I certainly had in mind for it to be a separate release. It did take a few conversations with the label to convince them that it was a good idea because there are a lot of surround sound enthusiasts out there that didn’t want to buy the full-blown box set. If they were adamant that they had to have it [right away], then they had to buy the box set. I think some people had a bit of patience and either borrowed a friend’s [copy] or waited until this Blu-ray release.

eye in the sky blu-ray

Rock Cellar: What kind of feedback have you received about the box set?

Alan Parsons: I’ve heard some very good reviews and some very bad reviews.

Rock Cellar: Bad ones? Really? I’m shocked.

Alan Parsons: Well, I am too. I think it was from people who didn’t know how to set up their stereo systems and stuff. I almost wish that I’d done a test section on the disc so that people could make sure that their speakers are in the right place. DTS, the company behind one of the surround sound encoding systems – they used to put a little test on the front of all their stuff. In hindsight, I wish I’d done the same.

Rock Cellar: What were some of the main challenges in creating the 5.1 surround sound mix? Was it locating all the original multi-track masters?

Alan Parsons: That was a challenge in itself. But we managed to lay our hands on everything that was necessary to perform the surround mix. The only one that I had a bit of trouble with was “You’re Gonna Get Your Fingers Burned.” I had to compromise slightly on that because one of the tapes was missing. We managed to make a good job of it. Nobody noticed that it was compromised in any way.

Rock Cellar: For the average music listener who’s not an audiophile, would you describe the difference between stereo to 5.1 as a dramatic sonic leap?

Alan Parsons: I’ve always maintained that it’s same dramatic leap that mono to stereo is. It’s really tough. If you’ve spent a day mixing in 5.1 and you have to go back to stereo, it’s quite an anti-climax. I’ve supported 5.1 surround for a number of years. I just wish it would take off in earnest. It just seems to generally be considered – wrongly in my opinion – a home theater format. Not enough people have accepted it as a music one.

Rock Cellar: Do you think people are too content listening to compressed downloads and inferior streaming on their devices instead of getting a full immersive musical experience?

Alan Parsons: Sadly, the average quality that the average consumer is hearing now is appalling. It really is. The nice thing about doing a surround mix is it means that you must have a proper home setup of some sort, presumably with speakers. There are headphone systems – even with a sheepish Costco system, it’s still a good experience. Of course, I didn’t conceive either Tales of Mystery and Imagination or Eye in the Sky as being surround sound releases at the time. So, it was a challenge to find new placements between the five speakers for content on the 24-track.

Rock Cellar: One element of the Blu-ray that I found impressive was the visuals. There are archival photos of you and Eric and changing graphics as each track progresses. They’re simple, but effective.

Alan Parsons: Yeah, I think the authors did a very nice job on that. I didn’t want it just to be a static image with no graphics at all.

Rock Cellar: Turning to the box set, it really gives fans the full picture of how Eye in the Sky came to fruition. When did the whole process of gathering everything start?

Alan Parsons: You got me there. Probably at least six months before. [Eric’s daughter] Sally Woolfson did all the work on unearthing those demos. I didn’t really have much to do with that because she had all the tapes at her place. She’s the one who went through them all and logged everything. Then had them transferred to hard discs so they could be compiled for the album.

Rock Cellar: Did you and Sally have all the old album review clips, record company memoranda and photos that are included in the box stored somewhere?

Alan Parsons: We both had stuff and there’s a collector in Atlanta, Kirk Keister. He’s been a memorabilia collector right from the beginning. He had a load of stuff.

Rock Cellar: In the process of gathering all the audio and visual material, were you surprised about anything you found?

Alan Parsons: Of course, the bonus tracks, rough mixes and so on were sort of long forgotten because they weren’t on the original release. Yeah, it was quite an ear-opener hearing those again.

Rock Cellar: While making the original Eye in the Sky album, you utilized a couple of instruments which were either new or relatively new at the time: the LinnDrum machine and the Fairlight CMI digital synthesizer, sampler and audio workstation. Were you the type of producer and musician who always wanted to use the latest technology?

Alan Parsons: I tried to. There’s an incredible amount of technology released every minute these days. We have plug-ins…if you’re a studio engineer, it’s kind of your job to keep up with new developments. There’s so much stuff out there now. It’s really hard to stay abreast of it all. I’m not really a computer guy. I’m an old school analog mixing kind of guy. I have an excellent [house] engineer, Noah Bruskin. He’s quite a guru on ProTools. He’s been a big asset to the new studio operation.

Rock Cellar: Listening to Eye in the Sky now, it doesn’t sound dated compared to other albums that came out at the same time in 1982.

Alan Parsons: I’m glad to hear you say that. P.J. Olsson, who is also the singer in my live band, was the computer engineer on both ‘Tales’ and ‘Eye in the Sky’ [reissues].

Rock Cellar: At the time of Eye in the Sky’s original release, The Alan Parsons Project had been on a hot streak after The Turn of a Friendly Card went top 10 in eight countries. Do you think it resonated so strongly because of that previous success?

Alan Parsons: It certainly helped. We had two hits on ‘Turn’ – “Time” and “Games People Play.” I think ‘Eye in the Sky’ was much anticipated and of course the title track was a pretty big hit.

Rock Cellar: If you were forced to choose your favorite Alan Parsons Project albums, would Eye in the Sky be among them?

Alan Parsons: Yes, for sure. But only when played with “Sirius” as its intro.

Rock Cellar: Are you amazed by how many licensing and sample inquiries you’ve had for that track?

Alan Parsons: It’s almost unbelievable. Literally one every couple of weeks comes in.

Rock Cellar: When exactly was your first gig with the Alan Parsons Live Project? I’ve seen different time frames.

Alan Parsons: 1994. That coincided with my first album without the word “project” in it – [1993’s] ‘Try Anything Once.’

Rock Cellar: After you’d finally played a series of shows, did you think, ‘I should’ve done this years ago?’

Alan Parsons: I did, actually. Eric Woolfson never really showed much interest in doing live shows. We did form the live band essentially to promote Try Anything Once. The vast majority of material that we played then, and we continue to play to this day, is Alan Parsons Project material.

Rock Cellar: Last year, you performed the entire I Robot album in concert overseas.

Alan Parsons: That’s right. It’s been going great. The 40th anniversary was a good excuse, I thought.

Rock Cellar: Any plans to do any of those full album shows here in the U.S.?

Alan Parsons: I Robot is still very much on the cards for our future shows this year. Probably by the time we get to next year, we’ll be replacing a lot of the stuff with material from the new album.

Rock Cellar: Is it true you have some top name guests on it?

Alan Parsons: If I told you who they were, it wouldn’t be a surprise.

Rock Cellar: Looking back on your early days as an asst. engineer at Abbey Road Studios in London while working on the final Beatles albums, did you learn anything from George Martin that you later applied to your own producing methods?

Alan Parsons: Just his mild manner and his ability to talk the same language as any musician, from classical to hard rock. He had this respect that people really enjoyed. I tried to be a similar character. To be someone who was always ready to listen to an idea and somebody who could equally inject ideas.

He was always a team player and that’s how I felt I was as well … and continue to be to this day.

Anuncios

Geoff Emerick, ingeniero de sonido: “Los Beatles eran algo serio, pero era divertido verlos trabajar”

El británico ingeniero de sonido Geoff Emerick fue parte de la banda más emblemática del rock. Con nostalgia nos cuenta anécdotas de los días que compartió junto a los cuatro de Liverpool.

“Conociendo a los Beatles y viendo a otros artistas, cuando los conocí me parecieron muy divertidos”, nos comentó al recordar su primer encuentro con los “Fabuloso Cuatro” y su relación a lo largo de los años.

A pesar de ser coproductor de Los Beatles en “Revolver” y “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, considerados como dos de los diez álbumes más importantes de la historia del rock, Geoff Emerick puede seguir caminando tranquilo por la calle. “La contribución de los ingenieros de sonido aun no se valora lo suficiente”, escribe Elvis Costello en el prólogo del libro autobiográfico de Emerick “El sonido de Los Beatles”. El hombre detrás de las consolas, responsable de buena parte del salto cualitativo de la banda en sus discos insignias, nos atiende muy amablemente recuerda sus años dorados con la banda de Liverpool.

¿Cómo llegó a ser ingeniero de sonido de la banda más icónica de la historia?
Yo tocaba un poco el piano y la guitarra, pero más que nada me gustaba mucho la música. Mi sueño era trabajar con músicos, y así fue que con apenas quince años entré a trabajar a lo que posteriormente se conocería universalmente como Abbey Road.

Que por aquel entonces era EMI.
Exacto, en 1962. Y Los Beatles eran unos infiltrados en el estudio 2 en Londres, donde en general se grababa música clásica. Yo era asistente. Mi trabajo consistía en mantener limpios los equipos, que todo funcionara bien. No estábamos muy acostumbrado a ver a cuatro rockeros ahí. Así que pedí permiso para estar en la sesión.

image

¿Cuál fue su primera impresión sobre los Fab Four?
Que no querían quedar como melódicos en su primer single. John (Lennon) estaba muy enojado. Aunque lo intentara, no podía sacar adelante “How do you do it” (canción por cierto un tanto melosa, que sería el debut discográfico de Los Beatles). Tras parar varias veces la grabación miró hacia la cabina donde estaba George (Martin) y le dijo: “Esta canción nos parece una mierda”. Martin abrió el micrófono y le contestó: “Te voy a decir lo que vamos a hacer, John. Cuando puedas escribir una canción tan buena como ésta, la grabamos”. Como siempre fue Paul el que sacó la situación adelante y se apareció con “Love me do”. De todos modos la grabación fue un tanto improvisada, el tema estaba poco ensayado y George (Martin) no estaba satisfecho. El estudio cerraba a las 10, pero ellos pidieron quedarse un rato más para seguir probando. Mi jefe se fue y yo me quedé a cargo.

Es decir que estuvo ahí casi desde el principio.
Yo todavía estaba a un costado. Pero me gustaba estar ahí. Vi todas las versionas de “Love Me Do”. Primero con Best, que a las dos semanas fue reemplazado por Ringo (Starr), y una nueva con Andy White.

Ese fue mi primer aporte a la banda (risas), le dije a Ringo que estaba parado al lado mío en el control que en vez de estar ahí sin hacer nada, entrara al estudio y tocara la pandereta en la que resultó la versión definitiva.

¿Y cómo fue el salto a estar a cargo en “Revolver”?
El que verdaderamente estaba a cargo era George. Él me eligió. Un día llegué a trabajar y me dijeron que me esperaban en la oficina del gerente. Ahí estaba Martin sentado, y me preguntó si quería ser el ingeniero de sonido de Los Beatles.

¿Lo dudó?
Un poco. Era una responsabilidad enorme. Pero no tenía nada que perder. Si lo hacía mal todos dirían que era demasiado joven y con el tiempo tendría otra oportunidad. Entonces acepté. Tenía apenas 19 años. Los otros ingenieros me odiaron por un tiempo.

Como si fuera poco, en su primera sesión en la consola, ante unos Beatles que ya eran un fenómeno mundial, el ingeniero tuvo que hacer frente a los alocados pedidos de John Lennon, que quería que su voz sonara como “el Dalai Lama hablando desde la cima de una montaña”, en “Tomorrow never knows”.

La innovación de Emerick fue la grabación vocal de John Lennon en esa canción a través de un altavoz Leslie para obtener el sonido estéreo que Lennon quería. Recibió un Grammy por la ingeniería de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y Abbey Road.

Además de este desafío, en los años siguientes Emerick estuvo a cargo del registro de “Sergeant Pepper’s…”, en donde entre otras cosas se llevó a cabo la famosa sesión de “A day in the life”, en la que una orquesta sinfónica grabó sin partituras, con la única indicación de las notas más altas y bajas que debían tocar.

¿Cuál es su disco favorito?
Revolver. Aprendí muchísimo, muy rápido. Entonces todas las grabaciones eran en mono. Y la solución más común para que la batería sonara más fuerte era que Ringo le pegara más. La configuración del estudio era toda una ciencia. La banda venía ya con sus requerimientos para encontrar un sonido distinto, sobre todo John, aunque nunca sabía muy bien como expresarlos, y menos aún cómo sacarlos adelante. Pero para mi era maravilloso poder hacer mis trucos.

¿Por ejemplo?
Lo primero fue conectar la señal del bajo de Paul a un altavoz grande que podría responder mejor a las frecuencias graves que un pequeño micrófono. Mis jefes me miraron como si estuviera loco pero me dejaron. Y el instrumento de Paul comenzó a escucharse más potente en las grabaciones de estudio. Y me di el lujo de coordinar los efectos y el coro de invitados de “Yellow Submarine” con Mick Jagger, Brian Jones y Marianne Faithfull.

¿En “Sgt. Pepper´s” tuvo más espacio para experimentos?
Absolutamente. El disco fue un desafío atrás de otro. John todo el tiempo venía con ideas. Y Paul estaba ahí para asegurarse de que salieran perfecto o no se incluyeran. Puse micrófonos en lugares extraños de la batería de Ringo, contra lo que eran las convenciones de EMI en esa época. Y lo mismo con los pianos. Nos quedábamos hasta cualquier hora.

Usted dice en su libro que John era el más vago y Ringo el más trabajador.
Un poco es lógico. John era el talento. Y tenía un espíritu más rockero. Los pequeños errores los dejaba pasar. Paul en cambio era implacable. Y Ringo no hablaba, tocaba cuanto le pidiéramos hasta las cuatro de la mañana, cuando se paraba, se ponía su abrigo, y entonces dábamos por terminado el día sin que nadie dijera nada. Agotados.

¿Ese agotamiento propició los conflictos durante la grabación de Álbum Blanco?
Puede ser. En realidad fue un poco de todo. John claramente quería ir por otro camino. Estábamos grabando por sexta vez las voces de “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, cuando George empezó a criticar el desempeño vocal de Paul, a lo que Paul respondió: “Porqué no bajas y lo cantas tú”. Ahí le dije a Martin que yo me iba. Me pidió que aguantara un poco más. Él también se había pedido vacaciones porque la situación era muy tensa. John me insistía que el enojo no era conmigo, aunque antes había tenido algunos comentarios que no me habían gustado.

¿Hubo algún tipo de charla con el grupo cuando volvió para “Abbey Road?
Sí. Y sirvió para que en todo caso yo cerrara algunas heridas. Pero no entre ellos. Ya no había química.

¿En algún punto se percató de que ese sería el fin de la banda?
Supe que todo se iba a la mierda cuando Yoko (Ono) trajo su cama al estudio (risas).

¿En serio? ¿Y los otros no dijeron nada?
Eso fue lo más loco, nadie dijo nada. Era parte de las provocaciones de John, alentadas por ella. Paul sabía que si lo cuestionaba, John se iría.

¿Y George Martin qué decía?
Tenía una mirada más naïf. Creyó que si hacían un disco “como antes” todo volvería a estar bien. Yo volví al estudio en parte con esa condición, acompañado por Alan Parsons que entonces era uno de mis ayudantes (risas). Pero la banda estaba rota. Si uno tenía que quedarse a grabar de nuevo su parte, el resto se iba y se quedaba solo.

¿Vino bien para hacerle lugar a George Harrison?
Además de sumar dos temas que habían quedado afuera del Álbum Blanco, fue uno de los primeros discos en que usan un sintetizador Moog, tocado por George (Harrison). Un pequeño orgullo.

Las grabaciones se cerraron precisamente con “The end”. ¿Sabía que todo se terminaba ahí?
Creo que de alguna manera lo percibíamos. Por eso hay un solo de cada uno. Aunque no pensé entonces que nunca iban a volver a tocar juntos. Si lo hubiésemos pensado creo que se habría dado una conmovedora despedida que no sucedió.

Después de The Beatles

Su carrera post-Beatles incluyó trabajar con Paul McCartney (incluyendo Band on the Run [que le proporcionó a Emerick otro Grammy], London Town, Tug Of War y Flaming Pie), Elvis Costello (para quien produjo Imperial Bedroom y All This Useless Beauty), Badfinger, Art Garfunkel, America, Supertramp, Cheap Trick, Nazareth, Split Enz, Mahavishnu Orchestra, Ultravox, el primer álbum en solitario de Matthew Fisher Journey’s End, y Jeff Beck, así como el aclamado álbum debut de Nellie McKay Get Away from Me. Fue el ingeniero de sonido en el álbum de Robin Trower Bridge of Sighs.

En 2003, recibió su cuarto Grammy, esta vez por el Logro Técnico de toda la vida.

En 2006, Emerick publicó su libro de memorias, “Here, There, and Everywhere: My Life Recording the Music of The Beatles”, co-escrito por el veterano periodista de música Howard Massey.

El 3 de abril de 2007 se anunció que Emerick estaría a cargo de una re-grabación del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band con artistas contemporáneos, como Oasis, The Killers, Travis y Razorlight. Emerick utilizó el equipo original para grabar las nuevas versiones de las canciones, y los resultados fueron difundidos en la BBC Radio 2 el 2 de junio, conmemorando el 40 aniversario del álbum.

 

Las 10 mejores tiendas de discos de Barcelona

Tendrían que ser patrimonio de la humanidad: ir ahí a comprar, revolver sus cubetas e intercambiar opiniones con el dependiente siempre enriquece

XAVI SÁNCHEZ PONS
Jueves, 8 de marzo del 2018

Se habla mucho de la vuelta del vinilo y de las nuevas formas de consumir música, pero casi nada de las tiendas de discos, una especie en extinción y, por lo tanto, un género a proteger y a reivindicar. ¿Por qué son importantes? Pues por un montón de razones. Su existencia dignifica la música y su peso cultural es importantísimo.

Desplazarte a una de ellas, revolver entre los compactos y los vinilos de sus estanterías y de sus cubetas en busca de esa joya de segunda mano que hace tanto que anhelas, dejarte llevar y apostar por recomendaciones del disquero del lugar o hasta intercambiar impresiones con otro cliente es un acto social que te enriquece como persona, a años luz de la frialdad que supone comprar con un solo clic en un portal de internet introduciendo de forma mecánica los números de la tarjeta de crédito.

En Barcelona tenemos unas cuantas tiendas de discos. Algunas forman parte ya de la historia de la ciudad, y otras hace solo unos años que han empezado a andar y están en ello. A continuación, damos voz a 10 de ellas para que sus fundadores y trabajadores nos expliquen sus orígenes, especialidades y, ya puestos, nos recomienden alguno de los discos que tienen en sus estantes.

Una imagen de la tienda Wah Wah.JOAN PUIG

1. Wah Wah Discos
Riera Baixa, 14

Una institución melómana de la ciudad que inició su andadura en un año olímpico. «La tienda abrió en 1992, en una época en la que las tiendas de Barcelona estaban dominadas por el compacto. De hecho, casi la mayoría habían abandonado la venta de discos de vinilo», explica Jordi Segura, propietario y fundador de Wah Wah, un establecimiento con una de las ofertas más ricas y más variadas de vinilos en Barcelona. Es más, aquí es donde puedes encontrar las referencias más buscadas y raras.

«En nuestra tienda hay de casi todo –cuenta Segura–. No tenemos clásica, pero sí blues, soul, beat, garaje, psicodelia, rock progresivo y hasta material de grupos actuales. Nos preocupamos de tener una buena selección de discos interesantes, y de mantener un equilibrio: hay originales, hay reediciones, y hay discos de 10 € y discos de 1.000 €. Dentro de nuestra oferta especial, tenemos una amplia sección de bandas sonoras, pero también de jazz, de funk, de pioneros de la música electrónica o de música francesa». Y añade: «Intentamos traer cosas nuevas constantemente para que aquellos que vienen a menudo siempre encuentren algo que no vieron la vez anterior».

2. Discos Revolver
Tallers, 13

La calle de Tallers de Barcelona, pequeña arteria que une a la plaza de la Universitat con La Rambla, no sería la misma sin Discos Revolver. Una tienda emblemática que forma parte indisoluble de la educación sentimental de un montón de barceloneses: ahí hemos adquirido y hemos descubierto un montón de discos que, en algunos casos, nos han cambiado la vida.

Jordi Jover, una de las cabezas visibles de la tienda, pone al día brevemente su historia: «Revolver se inaugura en 1991, fundada por Jesús Moreno y Alfons Sureda, y responde básicamente a la necesidad y a la demanda que por aquella época tenía Barcelona de una tienda de discos especializada en indie y heavy metal. Años después abriría Revolver Records, tienda hermana situada en el número 11 de Tallers y más orientada hacia el coleccionismo y los oldies».

«La oferta de Discos Revolver, el Revolver Rojo para los amigos –afirma Jover– es muy amplia a nivel estilístico: rock, punk, toda las variantes de la música metal, electrónica, mestizaje, hip hop… Somos referente de la música gótica, future pop, coldwave y sonidos oscuros ochenteros, pero también puedes encontrar pequeñas secciones de blues o reggae, y discos de segunda mano».

3. Disco 100
Escorial, 33

Este bastión musical situado en el barrio de Gràcia es decano en esto de la venta física de discos en Barcelona. Abrió sus puertas en 1978, lo que significa que lleva 40 años al pie del cañón. Ha sobrevivido a la irrupción del compacto y a las descargas ilegales y legales de internet. En los 90 llegaron a descartar los vinilos, pero ahora vuelven a ser legión.

«A mediados del 2000 nos lo replanteamos», comentan los responsables de Disco 100, «y los vinilos poco a poco han ido ocupando más espacio: empezamos con dos cubetas, luego fueron cuatro, y ahora tenemos unos 13.000 ejemplares diferentes que abarcan todos los estilos: pop, rock, metal, músicas del mundo, flamenco, clásica, electrónica, blues, country, soul, funk, bandas sonoras, músicas del mundo…».

La tienda Disco 100, que ahora organiza conciertos en un pequeño escenario improvisado en el mismo local, es un terreno abonado para las anécdotas. «Hace un tiempo, nos llamó la atención que un pianista de blues de Chicago, Barrelhouse Chuck, se fuera cargado de… discos de blues de Chicago. Le preguntamos y nos dijo que no los encontraba en su ciudad, incluso remarcó que se estaba llevando discos de Sunnyland Slim, que había sido su maestro».

4. Ultra-Local Records
Pujades, 113

En pocos años se ha convertido en lugar de peregrinaje para los amantes del pop y rock independientes del Estado. En sus cubetas encontrarás todas las novedades de tus grupos favoritos de aquí. Al habla Raül Chamorro, el fundador: «Ultra-Local Records nace del cansancio de trabajar 15 años en aquello que no te importa lo más mínimo, y la esperanza de poder vivir de algo que te gusta aunque parezca un suicidio. Vamos tirando, pero con otros trabajos que nos dan de comer. El sueño es vivir de la tienda. Nos especializamos en bandas locales porque nos pareció muy interesante tener el trato directo con ellas y con los  pequeños sellos discográficos. Pensamos que sería chulo tener un lugar donde poder encontrar el máximo de cosas hechas aquí. O, al menos, tener un lugar donde se destaquen los discos locales por encima de las referencias internacionales».

¿Nos Recomiendas alguna novedad discográfica? «Núria Graham y su ‘Does It Ring A Bell?’; ‘Onades’, de Adrià Ballús; ‘Secret Places’, de The Zephyr BonesL’Hereu Escampa y su ‘Pren la matinada’, y ‘Vida Gris 32’, de Gúdar», sugiere Chamorro.

5. Jazz Messengers
Córcega, 202

Barcelona es tierra de jazz, de ahí la existencia de varias tiendas dedicadas a este estilo. Una de las más veteranas es Jazz Messengers, en activo desde 1980, centrada en el jazz de todas las épocas y que cuida con especial mimo las referencias de nuevos grupos. El equipo del Messengers repasa la oferta disponible en sus estanterías: «Tenemos un amplio abanico de reediciones en vinilo del legendario sello Blue Note. Mucho material de importación de EEUU y una nutrida sección que se renueva constantemente de material de segunda mano».

Entre los elepés, destacan la caja de siete vinilos que recoge a Art Pepper en el club londinense de Ronnie Scott en 1980, con mucho material inédito. También el del último disco de Vijay Iyer en sexteto, ‘Far From Over’. El staff de Jazz Messengers lanza una reflexión atinada sobre el futuro del soporte físico: «La venta física de discos seguirá existiendo en un tamaño mucho más reducido, aunque fiel. El jazz es una música que requiere una escucha activa –comentan–. Esta escucha se beneficia de la pequeña liturgia de tener que seleccionar un disco, sacarlo de la funda, ponerlo en el player y escucharlo. De principio a fin. Es como leer un libro. No puedes escuchar solo un trozo. Son historias donde la interacción entre los músicos sigue un hilo conductor de principio a fin».

6. Discos Paradiso
Ferlandina, 39

La tienda de referencia si buscas sonidos electrónicos, adoras ir a sesiones de DJ’s en el NITSA y acudes regularmente a festivales como el Mira y el Sónar. Discos Paradiso es relativamente nueva –inició su andadura en el 2010– pero ya se ha convertido en un centro cultural improvisado (además de tienda, es un espacio abierto a exposiciones, conferencias o actuaciones de DJ’s), situado a apenas unos metros del Macba.

«La tienda nació hace ahora ocho años –relatan sus responsables–, y tenemos un poco de todo: desde novedades hasta discos de segunda mano de casi todos los estilos que van del jazz al techno». «Siempre nos han etiquetado como tienda de electrónica –reconocen–, pero la realidad es que intentamos tener una pequeña selección de más estilos».

Discos Paradiso, que califica su día a día como «una aventura diferente» y que presta especial atención a la electrónica de aquí y a sellos como Hivern Discs, Domestica, End Of Dayz, Disboot, Struments, Chaval Records, Lovemonk o Discontinu, se acaba de pasar a la edición de vinilos bajo el nombre de Urpa i Musell. Una de sus primeras referencias es ‘Mr. Wollogallu’ de Carlos Maria Trindade y ‘Nuno Canavarro’, disco portugués de culto editado originalmente en 1991.

7. Pentagram Music
De les Sitges, 5

Pentagram es el proyecto personal de un rostro habitual de las tiendas discos de Barcelona. «Después de trabajar durante 14 años en tiendas de discos, me atreví a abrir mi propio establecimiento, pero esta vez especializado en metal, que es lo que a mí me apetecía», explica Rubén Rosas.

«Ya llevamos abiertos nueve años, ¡y seguimos dando caña! Nadie daba un euro por la tienda, hasta los mismos representantes de las discográficas me decían que estaba loco. Pero se equivocaban: sigue habiendo un público para el metal. De hecho, es el estilo que tiene el público más fiel». Como es obvio, los discos que pueblan las cubetas de Pentagram son el sueño húmedo de los aficionados al rock duro.

«Tenemos muchas cosas chulas de reediciones de los 80 y 90 difíciles de encontrar a un precio más que asequible, de grupos como Celtric Frost, Riot, Omen, Heavy Load, Voivod o Kreator –señala Rosas–, pero las joyas de la tienda son primeras ediciones que no se suelen encontrar de ImmortalTaakeDarkthroneEnslavedGorgoroth o Satyricon, y alguna rareza de Iron Maidensobre los 300 €».

8. 10.000 Records
Floridablanca, 70-72

Una rara avis, y es que se trata de una tienda de discos que también vende equipos de alta fidelidad para que puedas escuchar tus compactos, casetes y vinilos en las mejores condiciones posibles. El barco de 10.000 Records lo dirige Rubén Franch, un ingeniero que hace unos años decidió dar un giro a su vida.

«Antes era informático, y tomé la decisión tras estar en el paro una temporada –explica–. Desde pequeño he tenido el hobby de DJ y he coleccionado vinilos de música electrónica. Es más, mi padre tenía una colección de más de 10.000 vinilos y también bastantes aparatos de Hi-Fi.Todo eso me llevó a la idea de abrir una tienda de vinilos con equipos de reproducción de música nuevos y de segunda mano y con la ayuda de mi padre, que me cedió parte de su colección para venderla».

Sobre la aventura de haber dejado los teclados, Franch comenta: «Te puedo asegurar que es un mundo en el que cada día aprendes cosas nuevas». «Además, sueles conocer a clientes que coleccionan a algún grupo o a algún artista en concreto y descubres que el ámbito del coleccionismo es algo digno de estudio».

9. Surco
Travessera de Gràcia, 144

Historia viva de Barcelona. Qué lo expliquen ellos mismos: «Surco abrió el 4 de marzo de 1974, así que es ahora la tienda de discos más antigua de Barcelona y, probablemente, de toda España. Nos encantaría estar seguros, así que si alguien tiene datos de otra más vieja en activo, ¡que avise! A la hora de comprar la música y el cine que se pueden tocar, nos honra seguir siendo referencia en el centro de la hoy gentrificada pero siempre hermosa Vila de Gràcia. Este año Surco celebrará sus 44 gracias al empeño y la pasión de Carlos y Marisol, la pareja de origen madrileño que en el barrio conocían como ‘los jipis de la Travessera’ –relatan, en tercera persona–y que aún resiste al frente de esta tienda familiar. Hoy, con el hijo catalán de ambos asistiendo en la faceta virtual y montando saraos ocasionales, como las actuaciones celebrando cada año el Record Store Day, este año, el 21 de abril,  para recordar al cliente que las tiendas de discos resisten».

Poco más se puede añadir. Bueno sí, ¿alguna recomendación discográfica que tengan a la venta? «’The Traveling Wilburys Collection‘ en vinilo, caja deluxe con su excelente breve discografía y un porrón de extras; y ‘¡Cómo está el servicio… de señoras!’, reedición en vinilo rosa más dos compactos y un DVD con todas las grabaciones de Pedro Almodóvar y Fabio McNamara».

10. Vinil Vintage
Ramon y Cajal, 45

Ubicada en la misma calle del HeliogàbalVinil Vintage parece una capilla pagana alicatada con vinilos. Cuando entras, tienes que estar dispuesto a mancharte de polvo las dedos, a esquivar los discos que están apilados en el suelo, y a jugar al Tetris con  el resto de compradores si pillas la tienda llena.

Este pequeña Galia disquera está dirigida por Dani Franch, un nómada del vinilo que un día decidió pasarse a la vida sedentaria. «Abrí la tienda a finales del 2013, pero comencé en este mundo poniendo paradas en ferias», relata. Una de las particularidades de Vinil Vintage consiste en un generoso stock de vinilos a precios populares –entre 1 y 4 €–, además de una oferta variada de estilos (rock, pop, jazz, funk, disco, bandas sonoras) concentrados en las décadas de los 60, 70, 80 y 90.

Dani Franch, que se siente optimista respecto al futuro de la venta de proximidad de discos –«lo veo bien, porque lo virtual nunca podrá substituir a la experiencia de lo físico. Esperemos que las nuevas generaciones sigan interesados en ello»–, comparte una anécdota marciana relacionada con su oficio: «Un día me llamaron para preguntarme a cuanto vendía el metro de vinilo decorativo»

YES publican un nuevo disco en directo: ‘Topographic Drama’

El álbum en directo ‘Yes Topographic Drama’ fue grabado durante su última gira a comienzos de este 2017 y saldrá publicado el 24 de noviembre. Este anuncio llega poco después de la mala noticia del fallecimiento de uno de los hijos de Steve Howe, Virgil, que provocó que YES cancelara fechas comprometidas en directo.


Yes – Topographic Drama

El disco es doble y su título completo es ‘Topographic Drama: Live Across America’, el cual recoge material grabado en un total de 12 conciertos por Estados Unidos durante el mes de febrero. Saldrá publicado el 24 de noviembre a través del sello Rhino Records en formato de 2 CD y 3 LP de vinilo.

Durante esa gira, YES tocaron los 6 cortes del disco ‘Drama’, de 1980, así como las partes 1 y 4 de ‘Tales From Topographic Oceans’ (‘The Revealing Science of God’ y ‘Ritual’), disco de 1973. Asimismo, hay un corte que se refiere a ‘Leaves of Green’, un extracto de la parte 3, ‘The Ancient’. También tocaron en cada velada algunos grandes éxitos de todos los tiempos que iban eligiendo los fans en votaciones públicas.

La portada ha vuelto a ser diseñada, no podía ser de otra manera, por el artista Roger Dean.

– Listado de temas de ‘Topographic Drama: Live Across America’:

Disco 1

1. Machine Messiah
2. White Car
3. Does It Really Happen?
4. Into The Lens
5. Run Through The Light
6. Tempus Fugit
7. And You And I / Close to the edge
8. Heart Of The Sunrise / Fragile

Disco 2

1. The Revealing Science Of God
2. Leaves of Green
3. Ritual
4. Roundabout
5. Starship Trooper

En 2 CDs o 3 LPs

yes_live_lp_171Qx7yhjbgL._SL1500_

EVENTO MARANTZ: 3 y 4 de noviembre en Supersonido Barcelona

especial1254.jpg

El 3 y 4 de Noviembre nuevas audiciones con Marantz y Ken Ishiwata, actual embajador de la marca a nivel mundial.

Tendremos la oportunidad de realizar un recorrido por la historia de la marca hasta la era actual donde podremos disfrutar de la nueva Reference 10 seriesgalardonada recientemente como mejor sistema HIGH END del año .

Con toda probabilidad, Ken Ishiwata es el individuo más influyente de la industria del audio High End de hoy en día. Universalmente aclamado por su excepcional talento a la hora de conceptualizar la reproducción musical a tamaño real, tanto sus puntos de vista como sus visiones son difundidos con avidez por la prensa especializada mundial y consumidos con pasión por melómanos de todo el mundo.

Durante más de 30 años, ha estado combinando su amor por la música con su enfoque de diseño conceptual de la ingeniería para crear componentes de audio con una calidad sin precedentes.

Ken Ishiwata ha estado explorando de manera íntima todos los diseños de última generación de Marantz.  Sólo después de esta aprobación dichos productos son introducidos en el mercado para que los amantes de la música puedan experimentar el momento único de cada interpretación.

Descubriendo productos protegidos (“protegés”)
De vez en cuando, aparece un producto en el que detecta “un potencial adicional”. Entonces habla de optimizar su “protegido”. Esto significa mucho más que la simple sustitución de componentes clave por otros más caros; de hecho, implica selección cuidadosa y sutil combinación seguida de evaluación, escucha y evaluación de nuevo. En suma, la búsqueda de la mejor combinación posible. En sus propias palabras, “Al igual que en cualquier concierto en directo, todos los intérpretes deben comprender y ser capaces de desempeñar su papel. Ni nada más, ni nada menos.” Cuando se alcanza la unidad armónica, un nuevo producto KI Signature ha visto la luz como en este caso las Reference 10 series.

Para solicitar tu invitación sólo tienes que mandar un e-mail a caroline@supersonido.es indicando el nombre, apellidos y número de teléfono de contacto de los asistentes.

Supersonido Barcelona C/Caspe 72, 08010 Barcelona.

(Duración aproximada del evento 3 horas.)

2 únicas sesiones:

Viernes 3 a las 17:00h
Sábado 4 a las 10:30h

40º aniversario de ‘Animals’: El significado oculto del disco más agresivo y cínico de Pink Floyd

portada-animals-web-pink-floyd-ok

‘Animals’, lanzado entre dos discos colosales como son ‘Wish You Were Here’ (1975) y ‘The Wall’ (1979), a menudo ha sido relegado a un segundo plano dentro del legado de Pink Floyd. Yorgos Goumas reivindica este interesantísimo LP que cumple 40 años de vida.

El contexto

A mediados de los 70 corrían tiempos turbulentos en Albión: la crisis energética y la importación de bienes asiáticos de bajo coste hicieron que el sector industrial estuviera en un punto crítico, que el desempleo y la inflación subieran sin control y que los sindicatos convocaran grandes huelgas que paralizaron el país, con el consiguiente descontento y agitación social, sin que el gobierno Laborista pudiera afrontar los problemas de manera adecuada (algo que llevó al Partido Conservador de Margaret Thatcher a ganar las elecciones en 1979).

i hate pink floyd

Paul Cook y Johnny Rotten de Sex Pistols usaron a Pink Floyd como punching bag a la hora de transmitir su discurso de ruptura con lo establecido

A nivel musical, dicha agitación social y la falta de perspectiva por parte de los jóvenes, a la par que el descontento con la música rock imperante del momento (considerada como una entidad que se miraba a su propio ombligo, sin conexión con la realidad social y transformada en un dinosaurio burgués, anquilosado en el pasado y perdido en las pajas mentales del rock progresivo, muy de moda por entonces), condujo al nacimiento del punk. De repente, todas las vacas sagradas del rock se encontraron bajo el escrutinio y el desprecio de los jóvenes; todo lo que sonaba a rock sinfónico y/o progresivo automáticamente era tachado de anticuado y pretencioso. Son notorias las camisetas de Pink Floyd que llevaban los miembros de Sex Pistols en las que añadieron de manera casera la frase “I Hate” (odio).

La banda de Waters, Gilmour, Wright y Mason no pasaba por su mejor momento: su contrato con EMI (curiosamente el mismo sello que iba a fichar de manera muy breve a los Sex Pistols poco después) había expirado, así que en 1975 decidieron construir su propio estudio (Britannia Row Studios). Una de las condiciones sine qua non para la banda a la hora de grabar era contar con acceso a un estudio sin limitaciones de horario, lo cual no solamente afectó la situación financiera de la banda, sino que contribuyó al sonido más crudo del ‘Animals’, debido al equipo barato con el que equiparon el estudio para ahorrar costes.

Por otra parte, el estratosférico éxito del ‘Dark Side of the Moon’ (1973) y ‘Wish You Were Here’ (1975) llevó a la banda, sobre todo a Roger Waters, a cuestionar su propia existencia: giras interminables por grandes estadios, la inevitable intervención de los ejecutivos de la discográfica pidiendo que hicieran música más comercial para engordar así sus propias cuentas bancarias (un rencor que ya se reflejaba en temas como “Welcome to the Machine” y “Have a Cigar”) y el cambio de la actitud de los fans tuvieron un profundo impacto en la psique de la banda. Rogers y Gilmour empezaron a contemplar la posibilidad de, incluso, disolverla: opinaban que el grupo había conseguido su metas y no tenía nada más que ofrecer a nivel artístico. Se sentían presos de su propio éxito y de los apetitos de un público cada vez más amplio; más desconectado de la esencia de la banda.

pink-floyd-77-todos

Si antes en sus conciertos se observaba un silencio reverencial por parte de unos fans que entendían que sus shows no eran una mera ejecución de temas, sino de un concierto conceptual que incluía proyecciones y la transmisión de un determinado mensaje, ahora veían como la gente sólo les conocía por sus éxitos en la radio y sólo acudían a sus conciertos para escucharlos mientras se emborrachaban. Por si eso fuera poco, ellos mismos se estaban transformando lentamente en aquello que ellos mismos repudiaban: unos burgueses acomodados por obra y gracia del dinero inyectado por las ventas millonarias. Waters se aficionó al golf, David Gilmour a pilotar aviones, Rick Wright a navegar su propio velero y Nick Mason a coleccionar coches vintage de carreras. Entre tanto, se convertían en propietarios de bienes inmobiliarios tanto en Inglaterra como en extranjero. Todas esas contradicciones abonarían lo que iba a suceder a continuación.

Gestación y concepto del disco

La banda entró en el estudio en abril de 1976 con casi la mitad del material. Dos temas que se habían quedado fuera de las sesiones del ‘Wish You Were Here’ y que ya habían sido tocados en directo, “Raving and Drooling” y “You’ve Got to be Crazy”, fueron reconstruidos para convertirse en “Sheep” y “Dogs”, respectivamente. Dicho sea de paso, Waters aprovechó las distracciones del resto de la banda (Gilmour siendo padre y Wright envuelto a un divorcio) para tomar las riendas creativas, ya que con la excepción de una parte de “Dogs”, toda la música y las letras llevan su firma. Los padres de Waters eran de ideología socialista (la muerte de su padre, un objetor de conciencia, que aún así se alistó y pereció en la batalla de Anzio en 1944, le marcó para siempre) así que, por primera vez en la historia de la banda, pudo expresar de manera abierta sus puntos de vista progresistas. Tomó como referencia la novela de George Orwell, ‘Rebelión en la Granja’ (1945) y, aunque la novela era una crítica del régimen estalinista en la Unión Soviética, Waters se explayó a gusto en contra del sistema sociopolítico occidental capitalista (o neo-liberal, como se dice actualmente) usando a los tres animales. Los perros, los cerdos y las ovejas serían los representantes de las tres clases sociales prominentes.

Curiosamente, el único tono discordante con la agresividad y crudeza del disco viene con las dos partes del tema “Pigs on the Wing”, con el que se abre y se cierra el disco. No solamente es un tema breve y acústico, sino que además es el primer tema de amor en la discografía de la banda: aparentemente, Waters se inspiró en su entonces esposa Carolyne Christie, una de las muy pocas personas que podían no solamente penetrar en su cerrado y oscuro universo, sino retarle a nivel intelectual, tal como afirman los allegados de Waters, Nick Mason incluido, quien además añade que fue ella la que domó por primera vez la fiera que llevaba dentro el multiinstrumentista. El tema sirve como un faro de esperanza y ternura ante tanto cinismo y oscuridad, señalando al amor como el refugio del hombre moderno ante la inhumana sociedad, en la que el hombre es el lobo para el hombre, tal y como dijo Plauto.

El tema “Dogs”, de 17 minutos de duración, es el más cínico del disco, valga la redundancia ya que “cínico” proviene del griego antiguo kynos (perro). En él, los canes representan a la gente despiadada, sobre todo en el ámbito de los negocios, quienes hacen todo lo que está dentro de sus posibilidades lícitas e ilícitas para alcanzar el éxito. Son los depredadores de la época moderna y han transformado la sociedad para que en ella rija la ley del más fuerte y la desconfianza en nombre del poderoso caballero de Quevedo: Don Dinero. Sin embargo, toda esa lucha encarnizada para obtener el éxito materialista no llevará a ninguna parte, ya que algunos de ellos serán devorados por otros perros más fieros o acabaran muriendo solos, ya que en su ascenso feroz y despiadado hacia la cumbre se han quedado sin amigos.

Aunque en apariencia tuvieron una vida exitosa, en realidad ha sido miserable, teniendo que joder la vida a sus competidores en la disputa (carrera de ratas, como la llaman los anglosajones). Básicamente, vivieron su vida siguiendo los caminos dictados por los cerdos, la clase dominante, y no siguieron sus propios sueños y aspiraciones; consiguieron el éxito material a cambio de su alma: sembraron lo que cosecharon. Musicalmente hablando es el tema más progresivo del disco, con varias secciones que alternan entre lo místico y lo visceral. Contiene algunos de los mejores riffs de Gilmour y, en cierto modo, el duelo vocal de Waters-Gilmour representa la inminente fricción entre los dos músicos.

Los cerdos del tercer tema, “Pigs (Three Differente Ones)” representan la clase dominante. En el disco se dividen en 3 categorías, aunque solo la tercera acaba teniendo nombre y apellido: Mary Whitehouse, activista ultraconservadora que condujo varias campañas en contra de los cambios morales durante los años 60, cambios que percibía como una degradación de los valores tradicionales británicos; previamente, atacó a la banda como uno de los agentes de dicha “degradación”. Además, abogó por la censura de la violencia y del sexo en los medios de comunicación, y fue precursora del Parents Music Resource Center de Tipper Gore en los años 80.

Contexto marcado, se cree que la primera categoría son las grandes corporaciones, la segunda, sus lacayos los políticos; y la tercera, los adalides de la superioridad moral reflejados en las autoridades religiosas y los ultra-conservadores laicos. El lazo común entre las tres categorías es la hipocresía: muestran de cara a la sociedad una fachada amable y respetable, pero en realidad usan los perros como instrumentos para alcanzar sus fines.

Por otra parte, los adalides morales proyectan su disposición hacia los cambios que llegan con los nuevos tiempos, precisamente para ocultar su propio miedo ante ellos, ya que saben que pronto sus monsergas conservadoras acabarán en el cubo del reciclaje de la historia. Los cerdos son hipócritas y cobardes porque no se atreven manchar sus manos con el trabajo sucio que hacen los perros aunque, en lo más profundo de su alma, disfrutan de manera morbosa con la violencia y la impiedad de la sociedad hacia el prójimo más débil: las ovejas. A nivel musical, aparte del ritmo pseudofunky (con reminiscencias del “Have a Cigar”) y el uso del vocoder, lo que más destaca es el solo de Gilmour, posiblemente el más feroz de su discografía: sencillamente explosivo.

Las ovejas, “Sheep”, son el proletariado: la gente simple y trabajadora que vive en un mundo creado por los cerdos, donde se les oculta, a través de la manipulación y las distracciones mediáticas y religiosas, el hecho de que todo lo que hacen sólo sirve para que sus amos se enriquezcan a su costa, mientras que ellos sólo pueden contar con lo justo para sobrevivir mientras malgastan su vida en los medios de producción. Están encantados con lo que tienen y, además, no dudan en obedecer a sus amos, incluso hasta involucrarse en contiendas bélicas sin sentido para poder preservar las migas que les echan sus amos y que ellos, dentro de su ignorancia voluntaria o inducida, perciben como privilegios.

Sin embargo, de vez en cuando, las ovejas se sublevan (en este caso usando artes marciales) para derribar a sus opresores, los perros, y se ocupan de los medios de la producción, que al fin y al cabo son suyos… aunque todo es un circulo y los oprimidos llegan a ser los nuevos opresores, paradoja que se acentúa en el disco con la segunda parte del “Pigs on the Wing”, dejándonos con la impresión de que la verdadera revolución yace en el amor, que es la única manera para sobrevivir el yugo capitalista.

La ausencia de una conclusión contundente, de una explicación acerca de cómo hacer la sociedad más humana y justa, hacen de este tema el más marxista y a la vez el más nihilista y cínico de Waters. Básicamente, lo que nos dice es que sólo se puede sobrevivir a este mundo capitalista aguantando y aceptando lo que se nos viene encima, aprovechando las migajas que los cerdos nos echan desde arriba y comportándonos como unas ovejas obedientes: no hay salvación para los proletarios y las cadenas sólo cambian de propietario. Muy poderoso resulta ser también el simbolismo de recitar a través del vocoder y la manipulación de la letra del salmo 23 del Antiguo Testamento para que se adaptara al contexto de la canción, mientras que a nivel musical contamos con más riffs incendiarios por parte de Gilmour, la discreta similitud de la línea de bajo con la del tema “One of These Days” y la ingeniosa mezcla de la voz de Waters con el sintetizador.

La portada

pink-floyd-animals-portadaDesde luego, se trata de una de las portadas más icónicas y reconocibles de la historia del rock. Waters, su ideólogo, quiso ilustrar el desolado paisaje industrial, resultado del uso desaforado capitalista de los medios de producción (merecen una versión aparte las connotaciones fálicas de las cuatro chimeneas). Como modelo, le sirvió la central termoeléctrica del Battersea en Londres, el edificio de ladrillos más grande de Europa, que ya había aparecido en la película ‘Help’ (1965) de los Beatles. La idea de Waters también incluía la aparición de un cerdo volando por encima de la central, cuyo simbolismo era precisamente que habría una solución a todos los problemas que acarea el sistema capitalista “cuando vuelen los cerdos”, una expresión anglosajona usada para denotar la imposibilidad de que algo ocurra (una muestra más del nihilismo de Waters).

Waters insistió que la foto debería ser real sin nada de montajes, así que los encargados de dar forma a la visión de Waters serían una vez más Storm Thorgerson y su equipo de diseño gráfico, Hipgnosis, autores de varias portadas icónicas de discos de rock y Jeffrey Shaw, diseñador de Algie, tal como se llamaba cariñosamente el cerdo volador que tenía 12 metros de largo cuando se inflaba con helio y que fue construido por la misma empresa alemana que en pasado construyó los famosos dirigibles.

Es muy famosa la simpática historia de cómo el cerdo se libró de sus ataduras el segundo día de las sesiones fotográficas por culpa del viento y puso en alarma a los controladores del aeropuerto de Heathrow, ya que entró en las rutas de aterrizaje de los aviones comerciales. Los pilotos, quienes informaron acerca del avistamiento de un cerdo volador a 20,000 pies, fueron sometidos pocas horas después a diferentes pruebas de alcoholemia. Cabe añadir que el primer día de la sesión habían contratado a un tirador experto para que desinflara al cerdo una vez acabada la sesión, pero debido al poco satisfactorio resultado de las fotos, decidieron repetir la sesión el día siguiente, pero esta vez sin el tirador, para mantener los costes bajos… justo cuando más le necesitaban. Finalmente, una vez recuperado Algie de un campo en Kent, a unos 40 kilómetros de Londres, se hizo una tercera sesión de fotos pero, irónicamente, la portada acabo saliendo un montaje (tal como había sugerido Thorgeson) con la foto de la estación de la primera sesión y una foto de Algie de la tercera. Aún así, es infinitamente mejor que las dos ideas originales: una iba a mostrar a un niño sorprendiendo a sus padres en su habitación mientras copulaban como animales; la otra mostraba a tres patos clavados en una pared como muestra de la naturaleza animal humana. También hay que decir que la megalomanía de Waters ya empezaba a hacer estragos entre sus colaboradores, ya que hubo una discusión acerca de los créditos del diseño, algo que hizo que Storm no volviera a colaborar con la banda (que por otra parte eran amigos desde los tiempos de colegio) hasta el disco ‘Momentary Lapse of Reason’ de 1987.

Legado

poster-pink-floyd-in-the-fleshEste disco es considerado como la respuesta de Waters al movimiento punk, como un intento de mostrar que él también sabía reflejar y cargar en contra del zeitgeist de entonces… y solo menciono a Waters porque el resto de la banda, o no veía con buenos ojos sus letras cargadas ideológicamente (Gilmour), o simplemente no tenía la mente como para involucrarse en el proceso creativo (Wright). Aún así, están de acuerdo de que aquel fue el último disco que se forjó con el esfuerzo colectivo de la banda, tocando e improvisando en el local de ensayo antes de que Waters empezara a comportarse como un dictador, irónicamente con el mismo comportamiento totalitario que él mismo tanto odiaba. Aquellas sesiones también supusieron el principio del fin de Wright como miembro oficial de la banda (a partir de allí y hasta el ‘The Division Bell’ de 1994 aparecería en los créditos como músico adicional).

El disco, con solo 3 temas de más de 10 minutos (“Pigs on the Wing” sirve como intro y outro), fue concebido como una manera de hacer la peineta a los ejecutivos, que les pedían temas apropiados para la radio. Aún así, el disco llegó a vender más de 4 millones de copias sólo en EE.UU.. Algie también pasó a formar parte de la iconografía de la banda a nivel de directos, ya que aparecería en varias formas flotando por encima del público. Cuando Waters dejó la banda en 1985 y empezó a usar a un cerdo inflable en sus directos como solista, Gilmour y compañía decidieron usar un cerdo con genitales como respuesta.

Sin embargo, la consecuencia más importante a nivel artístico surgió durante la siguiente gira. Waters se dio cuenta de que no solamente la banda se había convertido irónicamente en una generadora de dinero para promotores, agentes, managers y ejecutivos, sino que también se sentía cada vez más desconectado de los fans. Ahora sólo tocaban en grandes estadios donde era imposible generar una comunión con el público; posteriormente, descubrieron que los promotores metían mucha más gente de la pactada.

Además, era imposible ofrecer un directo en condiciones, es decir, transmitir su mensaje, ya que cualquier cosa que tenían que decir se perdía entre petardos y gente borracha que sólo acudía allí porque un concierto de Pink Floyd era un evento social: algo para presumir con los colegas. En otras palabras, se habían convertido justo en lo que el mismísimo Waters aborrecía: unos perros al servicio de los cerdos que entretenían a las ovejas, acusación esgrimida por el movimiento punk.

Waters empezó a despotricar en contra del público ruidoso a lo largo de aquella gira que se hizo llamar “In The Flesh”. El colmo llegó en el último concierto de la gira, el 6 de julio de 1977 (minuto 33:30) en el estadio olímpico de Montreal: un Waters harto de todos y de todo acabó escupiendo a un fan borracho que intentaba subir al escenario. Aquel incidente le hizo reflexionar acerca de su actitud frente al estrellato y los fans, y empezó a hacer bocetos de un muro que se levantaría entre la banda y el público, enfatizando así el sentimiento de alienación que imperaba en la mente de Waters. Un concepto que dos años más tarde se transformaría en otro disco monumental de la banda… pero eso es otra historia.

Sensacional y único. Kraftwerk 3-D The Catalogue

81Sy+gACitL._SL1500_
5.0 de un máximo de 5 estrellas Sensacional y único, 28 de mayo de 2017
Esta opinión es de: 3-D The Catalogue [Blu-ray] (Blu-ray)
Discos: 4 Blu-ray 50 Gb
Codec: MPEG-4 AVC
Formato Imagen: 1.78:1
Resolución: 1920 x 1080p
Sonido: Dolby Atmos, Dolby TrueHD 7.1, PCM 2.0 estéreo, Headphone Surround 3D
Subtítulos: Ninguno
Extras: Libro de 224 páginas
Título original: Kraftwerk 3-D The Catalogue (2017)
Duración: 436 Minutos
Los seguidores del grupo alemán esperábamos este lanzamiento desde hace mucho y al fin está aquí. Concretamente, el que analizamos en esta página es el que presenta 4 discos Blu-ray más un libro a todo color de 228 páginas; todo ello en una caja de elegante y robusto diseño.

CONCIERTO
No voy a negar que soy fan de Kraftwerk desde los años 70, cuando descubrí Autobahn en un programa de radio en 1974. Desde ese momento, el grupo alemán me cautivó con su música diferente del resto y con ese concepto de hacer un disco sin pausas, solo las obligadas por las dos caras de los discos de vinilo. El grupo ha tenido largos años de inactividad en lo que a comercialización de discos se refiere. Hay que tener en cuenta que desde Electric Café (llamado después Techno Pop), que salió en 1986 (fue el primer CD que me compré), hasta el siguiente, Tour de France (2003), pasaron nada más y nada menos que 17 años…

Luego, en 2005, apareció el doble disco Minimum Maximum, grabado en directo. Este concierto también se editó en DVD, siendo una referencia absoluta en sonido, pues su calidad está fuera de toda duda.

Ahora, 12 años después, el grupo (¡por fin!) edita el esperadísimo concierto en Blu-ray que todos sus seguidores esperábamos. Y como Kraftwerk es diferente al resto de grupos de todo el mundo, las condiciones en las que se ha editado son espectaculares, tanto por la calidad técnica del concierto como por las diferentes ediciones de que los fans podemos disfrutar. En este artículo me centraré en la edición que se presenta en una caja y que incluye 4 Blu-ray’s y un libro, todo ello presentado en unas sensacionales condiciones.

Entrando de lleno en dicho contenido, hay que decir que la idea de comercializar estos 4 BDs junto con el libro y no de forma separada, les va a resultar un negocio redondo, ya que quien quiera tener estos 4 discos BD habrá de pasar por caja y desembolsar unos 180 € de media, ya que el precio de esta edición ha ido aumentado progresivamente tras su anuncio. Lo cierto es que en las diferentes tiendas de Amazon alrededor del mundo el precio oscila hasta 50 €. Hay más tiendas que lo venden, pero otra cosa es que lo tengan. De hecho, he estado consultando e indagando qué tiendas disponían de esta edición en España y son muy, pero que muy pocas. De hecho, la mayoría (El Corte Inglés, FNAC, etc.) no disponen de ella físicamente, y solo puede ser solicitada previo encargo. De hecho, Amazon.es agotó el producto tras las reservas realizadas por los clientes y no disponía de él el día de su salida.

Volviendo al tema de la única posibilidad de compra de los 4 BDs con esta edición, hay que decir que aunque se ha editado un Blu-ray + DVD en otra edición, ambos cuentan con un número reducido de temas musicales, concretamente 18. Si tenemos en cuenta que la edición de 4 discos aquí analizada se incluyen 69 temas, no resulta difícil para cualquier seguidor del grupo que quiera disfrutar de todos los temas del grupo qué edición adquirir.

Cabe destacar que esta edición presenta los temas de los 8 discos de estudio publicados por el grupo, que son: Autobahn, Radio-Activity, Trans Europe Express, The Man Machine, Computer World, Techno Pop, The Mix y Tour de France. De hecho, Kraftwerk presentó y sigue presentando su gira de conciertos en muchas ciudades en un concierto diario. Personalmente, pude asistir en Bilbao a dos de esos conciertos, concretamente los de los discos The Mix y Tour de France, en el Museo Guggenheim.
Así, gracias a estas grabaciones en Blu-ray podemos disfrutar plenamente de todos los conciertos de cada disco sin movernos de nuestra butaca. Puede deciros antes de entrar en el análisis tecnico, que gracias a la calidad audiovisual, se disfruta más en casa que en el propio concierto.

CONTENIDO BLU-RAY’S
Os enumeramos los temas de cada uno de los conciertos presentados en los 4 discos Blu-ray. Hay que tener en cuenta que los temas en los discos 3 y 4, denominados ‘FILM’ son los mismos que los de los discos 1 y 2, denominados ‘CONCERT’

Blu-ray 1 Concert y Film (incluyen 1, 2 3 y 4)

1 AUTOBAHN
Autobahn
Kometenmelodie 1
Kometenmelodie 2
Mitternacht
Morgenspaziergang

2 RADIOACTIVITY
Geiger Counter
Radioactivity
Radioland
Airwaves
Intermission
News
The Voice Of Energy
Antenna
Radio Stars
Uranium
Transistor
Ohm Sweet Ohm

3 TRANS EUROPE EXPRESS
Trans Europe Express
Metal On Metal
Abzug
Franz Schubert
Europe Endless
The Hall Of Mirrors
Showroom Dummies

4 THE MAN MACHINE
The Man Machine
Spacelab
The Model
Neon Lights
The Robots
Metropolis
Blu-ray 2 Concert y Film (incluyen 5, 6, 7 y 8)

5 COMPUTER WORLD
Numbers
Computer World
It’s More Fun To Compute
Home Computer
Computer Love
Pocket Calculator
Dentaku

6 TECHNO POP
Electric Cafe
The Telephone Call
House Phone
Sex Object
Boing Boom Tschak
Techno Pop
Music Non Stop

7 THE MIX
The Robots
Computer Love
Pocket Calculator
Dentaku
Autobahn
Geiger Counter
Radioactivity
Trans Europe Express
Metal On Metal
Abzug
Home Computer
Boing Boom Tschak
Techno Pop
Music Non Stop
Planet Of Visions

8 TOUR DE FRANCE
Tour De France
Prologue
Etape 1
Chrono
Etape 2
Vitamin
Aero Dynamik
Elektro Kardiogram
La Forme
Regeneration

LIBRO
El libro presentado es de tapa dura, con un acabado impecable y con un papel de calidad y de buen grosor. Se presenta en color y con ilustraciones a doble página. Las fotos son sensacionales y muy artísticas. Cuenta con 228 páginas.

IMAGEN 2D
Simplemente perfecta. La mayoría del contenido perteneciente a los discos BD del concierto mezclan imágenes del mismo -el cual parece haberse filmado en el mismo lugar- con las de videos pertenecientes a efectos superpuestos y a los que se muestran en la pantalla detrás de los 4 componentes. La calidad visual es simplemente perfecta, con una resolución magistral y una colorimetría perfecta, equilibrada y sin saturación. Los tonos de color son intensos y de auténtica demo, al igual que lo negros, los cuales se muestran sólidos, potentes y perfectamente combinados con los colores blancos. La verdad es que la imagen es una delicia para la vista. Cabe mencionar que la filmación y el montaje son realmente espectaculares.

Todo lo dicho anteriormente sirve para los otros dos discos, los denominados ‘FILM’. En ambos veremos los videos que acompañan a todos los temas, que son los mismo que los del concierto. En estos dos discos no veremos a los componentes de Kraftwerk, sino videos perfectamente elaborados que se combinan de maravilla con la música. Todo un espectáculo visual, sí señor.

IMAGEN 3D
Si el concierto luce a la perfección en 2D, en 3D no se queda atrás. Los conciertos ofrecidos por todo el mundo se realizan en 3D, y al entrar se le entregan unas gafas a los asistentes. La experiencia visual combinada con la sonora es todo un espectáculo. Pues bien, en esta edición de 4 Blu-ray’s la experiencia se multiplica a mejor. Y es que la calidad visual de las imágenes que veremos en pantalla en los 4 discos es sensacional. El 3D está presente en todo momento, llamando la atención en temas como Numbers, donde los números parecen salir de la pantalla e incluso podemos llegar a “tocarlos”. Especialmente, en los temas del concierto centrado en Computer World los efectos 3D predominan. De hecho, cada una de las canciones tiene algo que destacar en 3D, ya que en todas está disponible.

SONIDO
Resulta difícil empezar a alabar las prestaciones del sonido de esta edición porque no sé por dónde empezar dadas las sensacionales condiciones en que se presenta. Si el formato Dolby Atmos es de por sí sensacional, llamativo y realmente espectacular, todo se multiplica al oír lo que es capaz de dar con un contenido musical como éste. No me cabe la menor duda de que este contenido será utilizado en multitud de lugares para mostrar las excelencias del formato de audio por objetos Dolby Atmos. Y es que la música de Kraftwerk se presta a la perfección para sacar el máximo potencial a un formato de audio que nos permite oír has 11 cajas acústicas -más uno, dos o los subwoofers que queramos- simultáneamente, cada una de ellas reproduciendo diferentes sonidos y con una combinación perfecta y admirable por su ejecución.

La reproducción en formato 5.1 o 7.1 es también una verdadera gozada, pues la calidad sonora supera a la ya sensacional presentada en el DVD Minimum Maximum editado en 2005. En estos dos Blu-rays nos encontramos con un sonido perfecto, sin distorsión, nítido, potente y muy, muy dinámico, más en unos temas que en otros. El canal de subgraves trabaja de continuo y su aportación a la dinámica es sustancial. De hecho, hay temas que sorprenden por su potentes subgraves, caso de Aero Dynamik, Music Non Stop, It’s More fun to compute, Radioactivity…

Pero con lo que más se disfruta en el modo Dolby Atmos es con la enorme cantidad de efectos sonoros que hay en la parte superior. Hay temas que se llevan la palma en este aspecto, como Numbers, The Robots, Pocket Calculator, Dentaku, The Telephone Call, Music Non Stop, Elektro Kardiogram y, en general, todos, ya que no hay canción que no disponga de efectos en la parte superior.

La combinación de todos los canales es perfecta y la ubicación de cada sonido se localiza perfectamente, sin tener que esforzarnos para ello. Como digo, la escucha en 5.1 o en 7.1 es también una experiencia sensacional, ya que la calidad sonora es superior a la que presentaba el DVD MInimum Maximum, especialmente por la limpieza del sonido y la pegada del subgrave. Por cierto, hay que destacar que en todo el concierto no se oye al público, algo que muchos agradecerán, como es mi caso. Así, olvidáos de silbidos, gritos, etc., mientras suenan las canciones porque no los oiréis. Personalmente, creo que en ese aspecto Kraftwerk ha acertado de pleno, ya que su música electrónica debe ser escuchada sin elementos que distraigan al oyente.

Está claro tras la escucha de cualquiera de los temas, que lo que ha querido Kraftwerk es ofrecer a sus seguidores todos sus canciones con la mayor calidad sonora y con los nuevos arreglos que los han mejorado todavía más.
La pista de sonido estéreo PCM ofrece un sonido potente, dinámico y muy natural, resultando ideal para los amantes del audio high end en dos canales.
Se incluye también una pista Headphone Surround 3D destinada a la escucha con auriculares. Los resultados que se obtienen son sensacionales, ya que el sonido posee un efecto tridimensional excelente, el cual hará las delicias de los que prefieren escuchar música con auriculares.

EXTRAS
No se incluyen contenidos adicionales en los Blu-ray’s. La navegación nos muestra un menú simplificado en el que podemos elegir cualquiera de los tres formatos de audio incluidos, así como el formato visual 2D o 3D. En el contenido de cada disco veremos todos los temas de los conciertos y podremos seleccionar el que está incluido en el disco. En caso de querer seleccionar el del otro disco, un mensaje nos indicará en pantalla que insertemos el disco correspondiente.

Descubre Signature Series con Eric Kingdon

Conocido como el “oído de Europa”, Eric Kingdon es un especialista técnico y experto de sonido de Sony, donde ha trabajado durante más de 30 años en productos de audio emblemáticos. Quedamos con él para hablar sobre la última oferta de calidad superior de Sony, Signature Series.

Sony presentó los productos de Signature Series a muchos asistentes de la feria IFA del año pasado. ¿Qué diferencia a estos productos del resto?
Durante la producción de la gama, se puso un gran énfasis en lo que Sony conoce como “kando”, un término japonés que resume la filosofía de Sony. Se trata de llegar a las personas a un nivel emocional, y Signature Series lo consigue al recoger el conocimiento y la pasión que siente Sony por el sonido.

Siganture Series

¿Qué inspiró “One Signature Sound”?
Todo gira en torno a la intención del diseño, que en este caso consistía en ofrecer un producto que fuera inconmensurable. Los diseñadores de Sony querían inspirar una experiencia de escucha que se acercara aún más a la intención original del artista. Es la diferencia entre escuchar a Miles Davis en casa o presenciar el directo, viendo cómo le cae el sudor de la frente mientras toca, y sentir la emoción pura de su música. Se trata de acercar al oyente un poco más a la experiencia real.

¿En qué medida afectan los materiales utilizados para fabricar los productos en la calidad de sonido que ofrecen?
¡Afectan mucho! Por ejemplo, la calidad acústica natural y el timbre único de los auriculares Z1R permiten que nos podamos referir a ellos como el “instrumento final”. Al permitir que el aire circule por el espacio cerrado de los cascos, pudimos recrear una sensación tangible de espacio sonoro. Es como cuando entras en una iglesia; aunque tengas los ojos cerrados, notas el espacio que te rodea. La verdad es que supuso un gran desafío pero estábamos decididos a llevar esta experiencia atmosférica al entorno cerrado de los auriculares.

¿Puedes explicarnos cómo funciona la nueva tecnología de amplificación híbrida del amplificador de Signature Series?
La tecnología híbrida se ha diseñado para conservar la pureza de las señales de sonido digital, incluso con una potencia elevada. El procesador digital MOS FET suele ser incapaz de mantener el ritmo de la alta potencia de salida que necesitan los auriculares tipo diadema. Sin embargo, el amplificador analógico del TA-ZH1ES suministra la señal a través de un filtro de paso bajo, que restaura la pureza del sonido. Según tengo entendido, esta es una innovación revolucionaria totalmente exclusiva de Sony.

¿Es necesario ser un aficionado a la música para poder apreciar por completo los productos de Signature Series?
Claro que no. El único requisito es que te guste la música. Obviamente, ayuda tener un punto de referencia para apreciar la calidad que proporcionan.

¿Qué les dirías a todos los que estén pensando en comprar los productos de Signature Series? ¿Merece la pena pagar un poco más por ellos?
Le advertiría a cualquiera que esté pensando en invertir en un producto de Signature Series que una vez que los pruebas, no hay vuelta atrás.

Descubre los productos de Signature Series en https://www.sony.es/electronics/audio-serie-signature

Author: Sony Europe

“La música es universal”, una entrevista con Eric Kingdon

Eric1.jpg

No conocerás a nadie tan apasionado por su oficio como Eric Kingdon. Empezó a trabajar para Sony hace más de 30 años, durante el lanzamiento del emblemático Compact Disc, ni más ni menos, y ahora Eric es uno de nuestros especialistas en audio de confianza. Colabora incluso con nuestros ingenieros de sonido aquí en Sony para ajustar con precisión cada producto que se va a lanzar al mercado europeo. Es por esto que le consideramos “El oído de Europa”.

Pero hoy, sentados con un café, Eric nos describe cómo ha acabado dedicándose a una profesión tan distinta.

Los inicios en el audio

“Fui a la universidad para estudiar Medicina y después del primer año decidí cambiar a Bioquímica. Al final lo dejé por una propuesta para empezar a trabajar con un chico de la Universidad de Norwich, pero entonces vi un anuncio en el que se buscaba gente para trabajar en una tienda nueva de equipos de Hi-Fi y, no sé bien por qué lo hice, pero lo dejé todo y me fui allí a trabajar”. Después de unos años en la tienda, acabó consiguiendo un trabajo aquí en Sony como formador de productos técnicos.

Pero éste no fue el comienzo de su exitoso romance con el audio. De hecho, no fue ni en el primer comercio de equipos de Hi-Fi en el que trabajó. “Mi tía tenía una tienda y, cuando era niño, recuerdo escuchar ese sonido. Sonaba tan distinto a todo lo que existe en la actualidad… Cuando le pregunté qué era aquello, mi tía levantó el mostrador y en la esquina había un HMV Stereomaster”, afirma Eric con la misma mirada de asombro de aquel niño que escuchaba “aquel sonido” por primera vez; su entusiasmo es contagioso.

Eric2.jpg

“Por muy ridículo que suene, eran unos altavoces bastante adelantados a su tiempo… podíamos ponerlos en la esquina de una habitación y usaban la reverberación de las paredes para crear una imagen de sonido mayor. Estaba reproduciendo una obra de música clásica que sonaba fantástica, cuando empecé a preguntarme: ‘¿Qué pasaría si se colocaran los altavoces algo más alejados? ¿Por qué tienen que estar en la caja? ¿Por qué no se pueden separar?’ Y así fue como empezó todo. A partir de entonces, me enganché por completo”.

La mayoría de la gente tiende a crear su colección de música antes de invertir en un equipo que la haga sonar de maravilla, pero Eric optó por hacer lo contrario. “Primero fui un entusiasta de los equipos de Hi-Fi, y luego me volví un apasionado de la música. Todo el dinero del que disponía lo solía gastar en estéreos, pero tenía también una pequeña colección de discos. Un día, me quedé mirando mi equipo y pensé: ‘La verdad es que no escucho mucha música, esto está un poco descompensado’”.

La resistencia del vinilo

A continuación, hablamos de todos los aspectos de la música, desde cómo le apasiona el ambiente animado de un espectáculo en directo (“no se trata de una histeria masiva, sino de una emoción masiva”), hasta del proceso de recopilar y reproducir vinilos. No se puede ignorar el gran ‘boom’ en la venta de vinilos de los últimos años, y aunque Eric escucha todo tipo de formatos de audio, da la impresión de que tiene una cierta debilidad por el vinilo.

“El amor hacia el LP no se debe sólo a que es un tipo de sonido especial, también lo es el proceso de escogerlo, guardarlo como un tesoro y colocarlo en el plato del tocadiscos; es un ritual. La música es realmente importante por muchos motivos. No se trata simplemente de afirmar: ‘Este es un buen tema’, detrás de la música hay mucho más”.

La revolución de la alta resolución

Debido a la combinación de bandas anchas más rápidas y un almacenamiento incesante, los hábitos de escuchar música han cambiado, con una abrumadora tendencia a escuchar mucha música con rapidez en lugar de tomarse el tiempo para disfrutar adecuadamente de una pieza musical. Sin embargo, Eric piensa que el audio de alta resolución tiene el poder de hacer que las personas aprecien y redescubran la música que les encanta.

“No puedes tocarla, ni tampoco cogerla”, añade, “pero cuando ves a gente escuchando música en alta resolución, tienen la misma expresión en sus caras, como si hubieran llevado a cabo el ritual de preparación, y eso se debe a la calidad”.

“Es como la primera vez que conduje un Porsche. Era el coche de un amigo y, para ser sincero, no soy un fanático de los Porsche, pero me encantó conducirlo, pude sentir la carretera a través de las ruedas, y cómo el coche y yo éramos uno. El hecho es que nunca olvidaré esa primera vez, y creo que eso es lo que la calidad puede hacer por la música”.

Eric3.jpg

Como cabe esperar de un hombre con una obsesión tan profunda por el audio, su propia instalación en casa es envidiable. Una de sus posesiones más preciadas es un sistema Sony Esprit bastante escaso que le costó años conseguir. “Estaban hechos a mano y había un número tan limitado que no se le diseñó el envoltorio, venían en simples cajas marrones con etiquetas adhesivas. Pero, sin duda, fue una experiencia extraordinaria. Me sentí como si se hubiera diseñado expresamente para mí. Según tengo entendido, hay menos de cinco de estos en todo el país”.

Independientemente de si te gusta o no la música, alguien tan apasionado como Eric tiene la capacidad de captar tu atención y hacer que te intereses por temas a los que nunca antes habías prestado atención, como la eficiencia energética de un equipo de Hi-Fi o los desconocidos códecs de audio, por ejemplo.

Pero lo más importante de todo es que Eric es simple y llanamente un amante de la música, y lo resume con elocuencia al final de nuestra conversación. “La música no sabe de fronteras culturales ni geográficas. Puedes hablar online con alguien al otro lado del mundo sobre música y parecerá que está a tu lado, es un lenguaje universal”.

Autor: Sony Europa

Blog de WordPress.com.

Subir ↑